domingo, 28 de febrero de 2010

El suicidio de los líderes


Guardo un reflejo borroso de una película que vi hace muchísimos años. Creo recordar, puede que me equivoque, que era Las minas del Rey Salomón de 1950, interpretada por Stewart Granger y Deborah Kerr. En ella, los protagonistas se encuentran en un momento dado, con una enorme manada de elefantes que siguiendo una determinada senda trataban de buscar su ultima morada: El cementerio de los elefante; El lugar donde cientos, miles de elefantes, con su riqueza en marfil aguardaban a quienes tuviesen la valentía de encontrarlos.

Ese inexorable, en la película, destino de los elefantes es el que a mi juicio ha asistido a todos los presidentes del Gobierno de España. Hay un extraño designio, el “Sindrome de la Moncloa”. No hay pruebas ni sólidos estudios procedentes de psiquiatras que avalen la existencia de una patología con ese nombre, pero si es cierto en cambio. Algunos politólogos nos han remitido a la existencia de una suerte de variante del mesianismo con el que se han manifestado los presidentes desde Suárez, exceptuando a Calvo Sotelo, hasta Rodríguez Zapatero y que casi siempre, suele tener su período más álgido durante en el segundo mandato.

Suárez, al que la situación en su partido y en España le asfixiaba, estaba obsesionado con mediar en el conflicto árabe-israelí y aconsejaba o trataba de aconsejar a Carter sobre posibles vías de solución. En los últimos periodos de su mandato se refugiaba entre los mas fieles y solo oía a estos que le trasladaban como si un eco se tratase los mismos consejos que a su vez, habían oído del líder. Lo de Felipe es archiconocido. En sus últimos tiempos era el círculo de La Bodeguilla y la obsesión por America Latina lo único cercano y querido. Eduardo Sotillos que fue portavoz del gobierno González durante un tiempo comentó algunos años después: “Cuando uno lleva muchos años en el poder, se pierde el contacto con los amigos y con la realidad. Se forman burocracias y camarillas de fieles que son incapaces de llevar la contraria al presidente, le hacen la pelota y provocan que el líder piense que siempre lleva razón”. González acabó pensando solo en el exterior, su descuido hacia el partido y la administración hizo que se incubasen desviaciones y corruptelas que sumadas a la crisis económica del 94 acabo con la mayoría del PSOE.

Con Aznar sucedió algo similar, su reino en los últimos tiempos, no era de este mundo, el soñaba con los Estados Unidos, quería ser el hombre del imperio en Europa y todo lo subordinó a esa grandeza que creía que había alcanzado. Su círculo íntimo en los últimos tiempos lo constituían poetas, artistas y escritores que constantemente le adulaban. Despreciaba a la prensa, incluso a la más cercana, y consideraba a todos en su partido muy inferiores a él. No precisaba de consejos de ningún tipo, ni en política económica, medioambiental (Prestige) ni exterior. La consecuencia de la caída de su partido, su suicidio particular, fue ese sueño de verse entre los grandes y de pasar a la historia que fue la guerra de Irak. Su reino no era de este mundo (España y sus miserias), el se veía llamado a mas altos destinos. Algunos de sus ministros llegaron a decir en privado que Aznar había entrado en un enmarañamiento de desatinos.

Alberto Reig-Tapia catedrático de Ciencia Política de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona calificó el llamado Síndrome de La Moncloa como un estado de ánimo y posterior acción influido por el mesianismo. “Con el tiempo, los presidentes se rodean de personas que no dicen la verdad, les engañan para no caer en desgracia. Eso crea un círculo vicioso que respalda las opiniones y los errores del líder».

“No nos defraude” le gritaron a Zapatero en la noche electoral. Nada hay que nos indique que Zapatero no sigue la misma senda que anteriores presidentes, como ellos, siguen la inevitable ruta hacia su tumba política. Su segunda legislatura marcó un punto de no retorno. Sus apoyos del principio han sido, uno tras otro, relevados. Sus apetencias se dirigen como en todos los anteriores, desde la formulación de un proyecto que deje su impronta para la historia que solo ha sido seguido en el otro extremo del Mediterráneo; La Alianza de las Civilizaciones. A esto une la obsesión patológica por la mirada y el cariño de los americanos y ahora, con ocasión de la presidencia europea, en la situación por tanto tiempo esperada se ha visto zarandeado, despertado del sueño acariciado. Es esta duermevela en la que habita la causante de sus indecisiones, descoordinaciones y cambios erráticos.

Aquél proyecto colectivo del pasado se limita hoy a un pequeño grupo conformado por María Teresa Fernández de la Vega, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Blanco, el director del Gabinete de la Presidencia, José Enrique Serrano; el secretario general de la Presidencia, Bernardino León, y el responsable de su Oficina Económica, Javier Vallés al que ocasionalmente se unen Pajín y Chacón en la toma de decisiones.

Javier Ortiz, el periodista de Público fallecido tempranamente dejó escrito sobre los últimos años de Aznar lo siguiente:

“Volvemos a toparnos con el ya viejo síndrome de La Moncloa.

No es una enfermedad que surja por generación espontánea. Se incuba en el enrarecido ambiente de ese palacio. Si todo lo que dice el patrón va a misa, si sus deseos son órdenes, si sus reflexiones son axiomas, si sus gustos son el gusto y sus
gracias inevitablemente desternillantes, si es el que mejor juega al mus, al billar o al pádel... y si es eso lo que ve durante años, y nunca otra cosa, exceptuado el torpe griterío del rencor extra muros... entonces el endiosamiento tiene vía libre.
La situación no es todavía del dominio público pero, de seguir las cosas así, no tardará en serlo. El equipo gubernamental integra un Gobierno, sin duda, pero ya no es un equipo. El jefe no marca directrices: se limita a dar órdenes. Y su ejemplo es contagioso: cada vez son más los que recurren al ordeno y mando, al porque sí y al déjate de bobadas y hazlo”.

En el suicidio de los líderes la cruda realidad consiste en que ellos en realidad no se suicidan, no se matan, es la ilusión de otros muchos, la de los que les apoyaron, las de los que confiaron en ellos, son en definitiva las que suelen matar.

En el lugar de las borracheras de José Bonaparte, de los amores de Cayetana de Alba y Goya debe habitar un extraño duende que aleja, que enajena a los líderes del sentimiento general. Es el lugar donde se pierden las elecciones porque como es sabido, nadie en la España democrática ha ganado nunca unas elecciones, siempre las han perdido los que estaban en el poder.

Leer más...

viernes, 26 de febrero de 2010

Cuestión de confianza


En medio del caos económico y político en el que nos encontramos. Ya empezamos, ¿Es correcto denominar a este momento caos sin que a uno le tilden de negativo, resentido, dinamitador, etc? Bien, dejémoslo así. Decía que, en medio de esta situación, suele ocurrir lo clásico, alguien, algunos, por ejemplo, El Consejo General de Cámaras de Comercio, se encuentra muy alarmado por la corriente de pesimismo que atraviesa este país de parte a parte.

Tienen razones para estar alarmados, tenemos razones para estar alarmados. La cuestión es muy simple, si no hay consumo, no se vende, si no se vende, no hay beneficio… Bueno me ahorro lo demás, los establecimientos cierran, las fábricas cierran porque no hay consumo y cada vez son más los compatriotas que pasito a pasito se encaminan hacia las oficinas del INEM. Hasta ahí nada que objetar.

Las Cámaras de Comercio han puesto en marcha una campaña que durante dos años nos van a meter entre ceja y ceja que somos muy buenos, que de peores hemos salido, y que cada uno de nosotros podemos hacer algo para salir de la crisis. Por ejemplo, consumir. El problema estriba en que habiendo gente que puede consumir no consumen por miedo al futuro, y ello, pues provoca que la crisis sea más aguda. Las cámaras están presididas por Javier Gómez Navarro que fue ministro de comercio con Felipe González y demandante de una mayor flexibilidad en el despido , no olvidemos esto, porque estos simples detallitos siempre los pasamos por alto. Pues bien, Gómez Navarro ha convencido a diez empresas del país para que constituyan un fondo con el que financiar la campaña. Estas diez empresas han donado de forma anónima entre 200.000 y 1.000.000 de euros cada una..

Volvamos al miedo. El miedo es libre, pero no solo eso, es que hay razones para tener más que miedo. Se está abriendo paso una campaña de la que esta particularidad que aquí mencionamos solo es un apunte. Hay muchos gobiernos en este país, no solo el del estado, y no todos están institucionalizados. El capital se ha puesto en marcha, moviendo a sus plumas, a sus economistas con franquicias en tribunas abiertas y radios, con el objetivo de restaurar la confianza del español que todavía no esta en el paro para que consuma. Uno cuando piensa en que pueden irse al paro los que están trabajando pues como que le dan ganas de irse a El Corte Inglés, contribuir y gastarse toda la nómina como si aquí nada pasase. Pero es que, vuelvo a repetir, el miedo es libre y no mira lo propio tan solo, puede sentirme seguro con mi pensioncita y pienso que no me la quitarían ¿Me oirán Salgado, Campa y Montoro? Ocurre también, que uno no solo se mira para sus adentros, si no también como va el hijo o los hijos, el hermano y el buen vecino, por si hubiera que echar una mano. Así están las cosas.

Lo lamento, yo voy por la acera de enfrente, la acera de la desconfianza, la acera del que mira, contempla y evalúa las acciones del gobierno y de la oposición, al que los pocos pelos que aún le queda se le ponen de punta y además ¡Qué carajo! no le da la real gana de contribuir ni un minuto más al proceso de anestesiar de este país. Hay quienes se dedican en cuerpo y alma desde hace dos años a decir que aquí no pasa nada, que es una crisis pasajera. Hay quienes no mueven a los trabajadores porque “…se está haciendo lo que se puede”. Yo ahí, en la acera de enfrente pero en la misma corriente. Que nadie se confunda. No me fío de los que teniendo su salario mensual superior a los 20.000 “leuros” llama a comer a los directores de medios (Bono) para que levanten el pistón de la presión sobre los diputados en relación con los sueldos, y ello porque a estos, nuestros representantes, les corren a gorrazos por la calle.

Pero como no quiero ser del todo negativo he decidido contribuir a una campaña propia en favor del producto nacional. Los políticos no la pueden hacer porque estarían en contra del libre comercio, las cámaras tampoco, porque ellos, a la fuerza, tienen que ser liberales.

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio publicó el pasado 23 de Febrero nuestras cuentas con el exterior, al fin se está nivelando y disminuye nuestro déficit comercial y esto es una buena noticia. Compramos menos al exterior y hemos vendido casi un 5% más. No me voy a detener en las cifras, el que tenga interés puede analizarlas. Bien es cierto que compramos menos al exterior porque tenemos menos para comprar y el personal al igual que el resto del mundo se ha ajustado el cinturón. Pero esa puede ser una vía de recuperación. Compremos nacional. ¡Compremos Made in Spain, un buen modo de ser patriota!

No me creo que “To er mundo” sea bueno. Hay toda una pandilla de cabrones que nos han metido en esto, que nos hicieron creer, ellos que saben, que esto era jauja, hay muchas cosas por hacer, muchas por aclarar y muchas depuraciones que realizar para que nuestros hijos tengan una mejor vida el día de mañana. ¿Se logrará? No lo sé, pero hay que intentarlo.

Lo siento por Angels Barceló, Romay, Adriá, Mariscal, Millás y compañía prestatarios de sus rostro y palabra a tan digna campaña. Supongo que no le habrán pagado por ello y que lo han hecho por puro patriotismo. Yo, a mi campaña: “Consuma español, hay puestos de trabajo en juego” pero por favor no quiero que me quiten ni edulcoren para nada mi nivel de indignación con la situación que estamos viviendo, no me da la gana de meter la cabeza en el agujero como los avestruces. No quiero sumarme, esto muchísimo menos, al rebaño y transitar por donde me indique mi secretario general, y no quiero transmitir, por último, mensajes positivos, que no me creo, para que sean aprovechados como siempre por los de siempre.

Leer más...

jueves, 25 de febrero de 2010

Zapatero debe de hablar claro



Hay momentos en los que la solvencia de un político se mide por la capacidad que pueda tener para agarrar el toro por los cuernos. Churchill apuntó de modo certero que el político se convertía en estadista cuando comenzaba a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Vargas Machuca, filósofo, apunta en un sentido(Feluky Circle) similar; “El buen político es decidido. Frente al irresoluto y el pusilánime, demuestra carácter... Sabe también que optar es a menudo un drama; que conlleva costes y pérdidas o tener que decir a los correligionarios: ¡basta ya! o ¡hasta aquí he llegado!”

Abundando, el propio Churchill con ocasión de los tremendos bombardeos sobre Londres durante la segunda guerra mundial vino a decir aquella frase archiconocida: "No tengo nada que ofrecerles que no sea sangre, sudor, lágrimas y esfuerzo" Churchill ganó la guerra, pero perdió las siguientes elecciones.

Este país necesita de una comparecencia pública del presidente del gobierno en la que se le diga al pueblo la realidad, la verdad sobre esta crisis económica, en un lenguaje que pueda ser entendido por la ciudadanía, alejado de ese metalenguaje político, enrevesado, del paso adelante y atrás, del de a derecha y a izquierda, la yenka como bien lo han definido algunos comentaristas. Un lenguaje único, centrado, claro. ¿En qué se parece lo que Salgado haya podido decir en Londres y Campa en Nueva York del de Zapatero en Málaga en plan sport? En nada. El PSOE y el gobierno no puede ser una realidad bifronte.

Camps y Rita ofenden a la ciudadanía con su declaración de bienes, consideran que el pueblo es idiota. A sus bases esto les puede parecer bien, en el fondo son iguales a sus mandatarios en su corrupción moral, de la otra no hablo porque serán los jueces los que determinen sobre este aspecto. A Zapatero hay que decirle algo igual, hay una gran masa electoral que vota en función de la credibilidad que le merece una persona y un partido, a veces, es una fe ciega. En los partidos suele suceder lo mismo, pero hay otra porción de electores y afiliados, que son los que realmente deciden porque pertenecen a esa franja que posiblemente no exceda del 10%, en la que residen las personas que no nos creemos cualquier cosa, y que son los que casi siempre suelen inclinar la balanza para uno u otro lado. Eso lo deberían de saber ya-

Las palabras del presidente, sus guiños a la izquierda, el verbo encendido en los mítines no se compadecen, son contradictorias, con las últimas iniciativas políticas llevadas a cabo, con lo expuesto en la Revisión del Programa de Estabilidad, con lo remitido al Pacto de Toledo y lo que se refleja en el índice (revisión de todo un programa de gobierno) del llamado Diálogo Político para la Recuperación del Crecimiento Económico y la Creación del Empleo. Uno no puede escudarse detrás de los demás, ha de dar el paso adelante, porque nadie se va a “mojar” en medidas que supone el desgaste propio y arrostrar los riesgos que pueda comportar. Se desgasta quien gobierna. No vale decir depués, para eso se hace, " ...he firmado esto que no iba en mi programa y que tampoco era nuestro deseo, pero lo hemos tenido que hacer para alcanzar un acuerdo o consenso". Eso es trampa, algunos no nos lo vamos a creer y procederemos a actuar en consecuencia.

El presidente ha de decir cual es su propuesta de salida de la crisis y seguir un determinado camino, no dejar la situación en lo etéreo, en lo que los demás digan y sobre todo, debe de hablar claro a los suyos, a sus electores, a sus compañeros y por supuesto, al pueblo.

Recomiendo una lectura atenta de lo negro sobre blanco de los documentos oficiales, es lo único que hasta ahora puede añadir algo de tierra firme al panorama de arenas movedizas en que se ha convertido el panorama político español.

La rueca en la que se hila el socialismo español ni tiene la fuerza ni tiene el ritmo que la gravedad de la ocasión merece. Si, se que esa es una cuestión que se está convirtiendo en monotema de este blog, pero eso es lo que hay, pertenece al campo de las convicciones propias y con ello creo que contribuyo a la mejora del PSOE, de la izquierda y de la sociedad. Las principales dificultades del socialismo español se encuentran dentro, en sus estructuras. Esa será una cuestión a corregir, quizás ahora no, pero indudablemente habrá que hacerlo en su momento. Ahora hace falta claridad, acabar con esta nebulosa en la que unos y otros en un ejercicio de tremenda irresponsabilidad nos están sumiendo. A los nuestros habría que pedirle algo más, valentía, ahí están las SICAV, el patrimonio etc. Reequilibrar el déficit no solo consiste en reducir los gastos, también consiste en incrementar los ingresos y aquí, hay mucha gente que se está yendo de rositas en esta crisis ¿verdad?

Leer más...

martes, 23 de febrero de 2010

Los sistemas chaff y la olla a presión Fagor Rapid Express 855.206.0226


Los aviones de caza disponen de unos pequeños cañones situados en la parte trasera que en el caso de ser atacados por misiles termoguiados lanzan bengalas que permiten que esos ingenios balísticos se encelen con el señuelo y no alcancen al avión. Con posterioridad, esas pantallas se han perfeccionado. Ahora hay otros instrumentos llamados Chaff, consisten en la proyección desde el propio avión de cintas, fibras y filamentos de vidrio, aluminio y nylón con la finalidad de establecer un obstáculo que impida a los sistemas de radares de la artillería el localizar y abatir el avión.

Son ingenios para salvar el pellejo y desviar la atención de lo que preocupa al piloto salvar su vida y no ser derribado.

El poder vuela alto, como los aviones de combate, y cuando se ve amenazado ponen en juego mil y una argucias. La jugada sale redonda cuando desde abajo se siguen enviando los cohetillos con el ánimo de derribar las 67 bengalas que el piloto del avión ha derramado en el aire.

Hablemos claro. El peligro para la clase trabajadora en estos momentos no consiste en la amenaza de ampliar el tiempo para el cálculo de la pensión y la aplicación a los sesenta y siete años. Esa amenaza ha sido desactivada ya, al menos en su aplicación de modo inmediato, ello no quiere decir, que no exista esa intención por parte de, llamémosle como siempre le hemos llamado, el capital.

Ha sido desactivada porque salvo Corbacho que ha sido enviado para ello, nadie del gobierno esta dando la cara por este proyecto con la contundencia debida. Del mismo modo, ningún partido se la va a jugar, y menos el PSOE, antes de las elecciones y también, porque esa es una más entre las numerosas medidas mencionadas en la actualización del pacto de estabilidad. Tampoco es algo que sirva de manera inmediata, en la recuperación económica, la reducción del déficit y la disminución del paro. Y por último, porque ha sido sacada de la manga, de la noche a la mañana en un contexto en el que la preocupación es otra.


Solo cabe preguntarse para que sirve y a quien sirve toda esta parafernalia. La solución, esta a la vuelta de la esquina, hay que ofrecer algo. La mesa está puesta, el tapete verde también, y el intercambio de cromos tendrá lugar en breve.

Abajo las masas insurrectas seguirán disparando e incluso cuando terminen, podrán llegar a tener la sensación de que han derribado algo. En esos momentos, se lanzará el grito de victoria; “Hemos terminado con una amenaza que se cernía sobre todos nosotros” se dirá ¿También era, es, una amenaza sobre aquellos a los que la jubilación le suena muy al final de los tiempos porque ahora tiene treinta años y lleva ya dos en paro? Las manifestaciones serán un éxito, hasta Isabel López i Llamosa portavoz socialista en el Pacto de Toledo, afirmó que iría a las manifestaciones, o las palabras de Zapatero que ha dicho; “No impondré esto por decreto, no haré decretazo”

Las masas son así, los que están arriba también. Este pueblo necesita ciertos desahogos.

En este caso son unas manifestaciones por una causa que dudo, una vez vista la oposición de otros partidos, se haya pretendido llevar a cabo en este corto espacio de tiempo. En otros, se lleva al Rey, que también participa de la idea del necesario desahogo del pueblo en estos malos tiempos y ofrece su rostro y espalda para que en una cancha de baloncesto el pueblo soberano se ensañe con él a base de gritos, silbidos y dedos índices señalando al cielo. ¿Que hacía el Rey allí, en Bilbao, en la boca del lobo, si hacía mas de diez años que no iba a una final? ¿Normalizar? Nada de eso. Todo sea por la paz social.

Unos lanzando señuelos y otros a cargo de la válvula de esta olla a presión en la que se ha convertido la clase trabajadora, la que esta en paro o esta a punto de irse a él. Este que firma que ha acudido a todas las huelgas generales que en este país ha habido nunca ha visto tanta felicidad en la derecha y en la izquierda de que por fin los sindicatos “hayan despertado” Todo son halagos, todo es respeto.
Los encargados de la válvula se han tomado muy en serio su papel. Por un lado, dan un claro ejemplo de su utilidad; Mirar por un determinado número de trabajadores establecidos, con empleo y sindicalizados. Los otros, los 4,5 millones que nada tiene, nada pueden esperar. Bueno sí, a ver si es posible su manifestación, la que tantas veces ha sido demorada. Solo se trata de graduar en el tiempo y regular el caudal del vapor de salida, el suficiente para que la olla no estalle.

Se nos ha enseñado que en la naturaleza, cualquier ser vivo cumple su función en la cadena de la vida unos se alimentan de otros. En estos organismos vivos que son las sociedades también cada grupo establecido y reconocido cumple con su función de mantenimiento del orden y del sistema. Solo se trata de ir aflojando poco a poco.

Leer más...

Arturo Pérez Reverte




Su figura era habitual de los telediarios y el Informe Semanal. Tras aquellas gafas y un chaleco de campaña se le veía ir de aquí para allá por esos países de Dios. Su empresa, TVE, le enviaba siempre a los lugares en los que se olía a pólvora, chamusquina y sangre o donde estaban a punto de caramelo para esa situación. Él, junto a otros como González Green, Romero y antes, de La Cuadra Salcedo, alguno se me olvidará, eran nuestros ojos en aquellos conflictos y guerras de los setenta, ochenta e incluso de los noventa. Luego salió por una puerta, casi falsa, tras la denuncia que hizo del modo de proceder de la empresa con los reporteros en territorios de guerra y la acusación de ésta hacia él de desconsideración hacia un compañero y de falta de lealtad por el quítame de allá unos justificantes de facturas. Lo clásico. En Territorio Comanche quedó puntualmente descrito el desencuentro. La cuestión quedó zanjada con una carta de dimisión y el abandono de TVE, repartida por mesas y tablones de anuncio con un mas que gráfico: «Que os den morcilla, Ramón (Colom). A ti, y a Jordi García Candau»

Quedo atrás un largo periplo por zonas de combate de África, Asia y Europa, meses sin saber de él, perdido entre la guerrilla eritrea y aislado en zonas y situaciones en las que tuvo que combatir con las armas en sus manos para poder salvar la vida.

Todas estas vivencias, marcaron sin duda su carácter. Arturo Pérez Reverte es, para mí una persona inclasificable desde el punto de vista ideológico. A poco que se investigue un poco y ante la falta de estudios que intenten averiguar lo que el no quiere manifestar, cualquier integrante de un movimiento ideológico, sea de derecha o de izquierda, tendría suficientes razones para odiarlo por lo que dice y escribe.

Se ha dicho de todo; Pérez Reverte es fascista, es anarquista, es un liberal, es un quevediano etc. Amigo de Saramago y Marías es, sin embargo, una persona a la que resulta difícil de encajar en algunos de los arquetipos al uso. Pocos escritores españoles pueden haber que se hayan manifestado con la crudeza que el lo ha hecho en relación con nuestra historia y sus protagonistas, desde los Reyes Católicos hasta aquí. Su amargura por lo acontecido a este pueblo durante siglos, y que atribuye a la influencia de la Iglesia, a la monarquía, los poderosos, políticos y chupatintas (sic) es una constante cada vez que se accede a su novelística o se leen sus artículos. Forma parte de esa presencia desde Quevedo pasando por Espronceda, Larra y el mismo. Sí, las moscas cojoneras de los literatos españoles encargados de repartir estopa a diestra y siniestra.

No quiero justificar y buscar coartadas ideológicas que puedan salvar mi pellejo por ser un admirador de su obra y de algunas, solo algunas, manifestaciones con las que suele juzgar, severamente, a la clase política española, la debilidad del estado y la ñoñería en la que habitualmente se mueve nuestra sociedad. Las cosas son así y punto.

Siempre en Diciembre y en fechas previas a la Navidad, solemos acercarnos a Madrid y después de comer vamos a tomar un café y una porción de tarta. Allí entre las estufas, en la terraza del Café de Oriente en Madrid hace un año mi chico abandonó la mesa para ir al baño y entró en el café. Sabedor de mi admiración por el escritor vino de prisa y me comentó que el académico estaba allí, dentro, en animada tertulia. Mi primer impulso fue el de levantarme e ir a saludarle. Luego, pensé que debería ser algo más lógico y que lo que posiblemente podría pasar es que el admirado me despachara de modo displicente con cualquier socarronería o con una frase cortante. Algo que suele ser habitual según manifiestan algunos.

Pasé del gesto y me quede allí sentado. Al fin y al cabo, lo importante para mí de Pérez Reverte es lo que escribe, y no tanto su presencia física o su ideología, máxime cuando en su obra es el hombre el centro, y siempre en el medio de situaciones casi extremas (siempre Camús, en este caso El Extranjero).

Pérez Reverte publica nueva obra según he podido leer en el semanal de El País. Nuevamente vuelve a Cádiz con una novela, la mas voluminosa hasta ahora, sobre la Guerra de la Independencia. Que recuerde, es la tercera vez que vuelve a Cádiz, lo hizo con la Carta Esférica, con Cabo Trafalgar y ahora, con esta última, El Asedio. En ella, advierte, la ciudad no sale bien parada, no es un canto a la ciudad dice. Su trama, Una ciudad sitiada, asesinatos en serie, un corsario chiclanero, un jefe de policía torturador (el mas apreciado por él), un contrabandista, agentes secretos y el diputado Mexía Lequerica entre otros. Así, a priori, me parece que es demasiado el parecido con Patrick O´Brian y su formidable saga del capitán Jack Aubrey y la fragata Surprise (Editorial Edhasa).

De las novelas, La Carta Esférica es por la que más devoción siento, recientemente he comprado mi tercera Carta Esférica, las dos anteriores fueron prestadas, no se a quien, y no volvieron. Recorrí, suelo recorrer, los escenarios madrileños (Museo Naval) y gaditanos; El Observatorio de San Fernando, el antiguo Colegio de Guardiamarinas en Cádiz en el barrio del Pópulo donde se hallaba el antiguo Castillo de la Villa, la búsqueda del dichoso meridiano a partir del cual se debería de localizar el pecio del Dei Gloria hundido frente al Cabo de Palos en el Mediterráneo, el Hotel de Francia y París en la Plaza de San Francisco. Sentir y oler a sus protagonistas Tánger Soto, el desahuciado capitán Coy, un vaso de Bombay Azul, a palo seco, por supuesto. Palermo, Kiskoros y toda esa pléyade de habituales en las novelas de Pérez Reverte. Son los mismos, en distintas épocas y con distintos trajes. Todos ellos sufridos, escépticos, incluso cínicos. Todos ellos sabedores de que la lógica de la condición humana, a pesar de los esfuerzos realizados por nosotros y los que nos precedieron en el noble intento de crear un mundo mas justo y honesto ahí permanece, enseñando los dientes cada día.

Así lo veo yo, Pérez Reverte nos dice, una y otra vez, como somos en nuestra versión más negra. El no cambia las cosas, ni se siente llamado a cambiarlas. Es su opción. A cada cual le corresponde a la vista del cuadro que aprecia -El Pintor de Batallas, otra excelente narración- actuar en consecuencia.

Leer más...

lunes, 22 de febrero de 2010

La semana en la RBS


Izquierda plural, socialismo plural. En la semana en Red de Blogs Socialistas con esas dos denominaciones se recogen un amplio número de posts en los que cada uno de los integrantes de RBS ha expresado su opinión. Se nota que hemos estado en Carnavales y eso, se quiera o no, contribuye a hacer un alto, mirar al color y apartarse un tanto de la gravedad, aquí como en otras muchas cosas es el territorio el que define. También ha sido la semana del debate sobre la crisis y este acontecimiento se ha dejado sentir.

Pasen ustedes y lean hay de todo, como en botica; Lo festivo, lo poético, lo nostálgico, lo musical, lo político. Tienen ustedes todas las tonalidades del rojo o mejor dicho de lo colorao, alguna falta, pero no duden de que con el tiempo se añadirá. Esto de las tonalidades para nada quiere decir que unos sean mas rojos que otros. No es eso, quiere decir que son rojos diferentes, sin que eso prejuzgue que unos sean mas que los otros. Todas las ópticas pueden ser válidas y todas tienen su razón de ser. Los hay partidarios del “...ahora es cuando hay que arrimar el hombro, por que las cosas están muy mal…” y los hay partidarios del “dalequetepego” porque “...si no espabilan ahora, corrigen errores y se dejan de tonterías, no se cuando lo van a hacer” Todo es válido. La seña de identidad que a todos nos ampara es el derecho al ejercicio libre y la no sujeción a directriz o disciplina lo que para los tiempos que estamos viviendo no es moco de pavo.

Vayamos,

Don Santiago Benítez en ¿Sois Gilipollas? Coge el desfibrilador y lo aplica sin contemplaciones sobre aquellos que, aún, a las alturas en las que nos encontramos no han entendido cuales son y que consisten las reglas del juego en el partido que los poderosos nos están haciendo jugar.

Tatiana Sánchez nos regala una foto y un recordatorio, el carnal gaditano manda, y no es cuestión de perder el ritmo, al fin y al cabo es una semana al año tan solo.

Antonio Pulido comenta la posición del Partido Popular ante la oferta de pacto nacional realizada por Zapatero.
De José Rosales, una mención especial, de socialismo militante llama la atención sobre la huelga de hambre de cinco trabajadores de Maracena (Granada)

Vicenç Navarro desmenuza y pone nombre concreto al genérico “mercado” , tan temido durante estas dos últimas semanas, desmitificandolo y llamando a las cosas por su nombre. Con posterioridad a este artículo he oído en la radio a algún que otro significado miembro de la izquierda esgrimir algunos de los argumentos del profesor.

Rubén Cantón comenta el tema estrella de estas dos últimas semanas en torno a la libertad en Internet; La neutralidad de la red. En Miguel Sebastián, ministro de Telefónica podrán encontrar ustedes más sobre el asunto.

Albert Torra en Soy un joven venezolano… se hace portador de una carta sobre la situación de la libertad en Venezuela.

Mercé Perelló es otra de las integrantes de RBS que aborda la neutralidad de la red en relación con las declaraciones de Sebastián el vídeo que expone es lo suficientemente claro para que todos puedan entender que significa eso.

Helena Meler en La neutralidad de la red en peligro es otra que se hace eco de ese mismo problema. Formula un amplio análisis en el que se contempla todos los riesgos.

Enrique Castro en Especulaciones…sin ánimo especulativo de erosionar a España hace apuestas en torno al previsible cambio de gobierno para el mes de Julio y las dificultades familiares y no tan familiares de Zapatero para seguir en la política con un mínimo de credibilidad. No hay nada seguro, son eso, especulaciones.

Paco Piniella. Don Carnal manda y como buen integrante del “frente gaditano” , nos ha venido ofreciendo toda una panoplia, arsenal o conjunto sobre los triunfantes en los concursos de chirigotas de los Carnavales de Cádiz.

Juan Carlos Romero hace referencia a la sentencia judicial sobre el denominado “Caso Chaves” un nuevo tropiezo judicial del PP y van… Como si nada, o como casi siempre los populares en esta como Don Tancredo mirando al tendido.

Javier Caso en Está llegando el tiempo de bailar juntos, construir juntos, de pensar juntos de actuar juntos, hace un llamamiento a agrupar esfuerzos en torno a unas ideas. No es solo la crítica, esta ha de ir acompañada de alternativas y acción.

Blanca Flores en su blog comenta las dificultades de la gestión municipal del carnaval en la ciudad de Cádiz, muy interesante son cosas y defectos que suelen ser vistas mucho mejor por los residentes que por los visitantes.

Carlos Rodríguez Ibáñez nos informa sobre el acto de conciliación sobre la demanda a Dolores de Cospedal interpuesta por un grupo de ciudadanos entre los que se encuentra el propio Carlos. La defensa de la señora De Cospedal deja atrás a De la Serna, Buñuel, Bretón, Dalí y Cuerda. Surrealismo puro: “Ni se retracta , ni se ratifica”

Pues hasta aquí este informe sobre lo que ha dado de sí la semana en la RBS. No solo han sido estos posts, tienen ustedes para escoger mas de cuarenta posts diferentes. Que lo disfruten.
PD. Lo de los colorines es por el carnaval.

Leer más...

domingo, 21 de febrero de 2010

Musica en el domingo

Os dejo dos vídeo que, entre sí, obedecen a estilos muy diferentes.

En esta semana tuvimos la oportunidad de asistir a la representación de El Holandes Errante en el CAEM de Salamanca por parte de la orquesta y el cuadro de la Opera Checa de Praga. La música de Wagner en ese escenario y con un auditorio abarrotado sonó esplendorosa.

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura viene realizando una labor que es de agradecer al traer a esta ciudad un buen número de manifestaciones culturales a precios muy asequibles.

En la obertura de El Holandes Errante que aquí os ofrezco se aprecia la fuerza y el dramatismo de esta ópera estrenada en 1843. Sobre la leyenda os supongo enterados y si no, para eso esta Google y la Wiki.

El otro vídeo es de Willy Deville el músico neoyorquino recientemente fallecido que enamorado de Nueva Orleans intento un mestizaje musical. Una versión de Hey Joe popularizada en su día por Jimi Hendrix.







Leer más...

viernes, 19 de febrero de 2010

El amigo americano


Es posible que en esto tenga que ver algo parecido a la soberbia. No suelo entender bien el juego de un determinado tipo de relaciones humanas que basa sus argumentos en la actitud pedigüeña o victimista. Todo ese rito asociado a lo anterior del ir y venir, del “A ver si podemos tomar un café uno de estos días”, del asomarse para salir en la foto, del “Qué hay de lo mío” etc. Soy muy torpe para moverme en ese ámbito y quizás haya sido esa la razón de mi incapacidad para entender el juego de la alta, la mediana y la pequeña política. No quiero decir que esto sea malo en el oficio, ni censuro a quien así se mueve, solo digo que en mi caso, siempre me he encontrado ahí como en un terreno hostil.

Hace tiempo que me percaté de que la mayoría de las veces el éxito de un político o sindicalista en la pequeña y mediana cosa pública consistía, en lo básico, en moverse bien, muy bien en el ámbito de la barra de un bar, tomando un café o en las mesas de un mediano restaurante practicando el arte de la seducción, la lástima, el compromiso o simplemente arrastrarse ante quien tenía el poder. Cualquier cosa puede valer solo depende del que pide y del que concede, de la integridad o la servidumbre. De la “Gran política” nada sé, pero supongo, que será algo muy parecido a lo anterior pero, eso sí, a lo grande. Lo de estudiar, trabajar y proponer alternativas, sobre todo en estos tiempos y, exceptuando a unos pocos, pertenece a un rango menor, esas tareas quedan para una serie de personajes oscuros a los que no se les deja asomar la cabeza al exterior, por si acaso. Al final, las cosas son como son y corresponde a las relaciones sociales el abrir las puertas, la consiguiente promoción y el logro de los objetivos colectivos o personales. Eso no quiere decir que haya bastantes excepciones, que de todo hay.

A pesar de todo esto, cada vez que veo las babas, los ir y venir, las miradas dulces y los párpados caídos de nuestros representantes el estómago se me vuelve de revés. Porque siempre hay a alguien que pedir, alguien de quien chupar imagen, alguien de quien se puede decir hago esto porque es bueno para mi país como si no se supiese que casi siempre tras una intención de un hipotético bien colectivo subyace un interés personal.

Aznar, sus pies encima de la mesa, el acento tejano tras la estancia en el rancho, la boca entreabierta y la sonrisa bobalicona me trae malos recuerdos. Sin llegar a lo de Aznar, el pasar de no levantarse en un desfile ante la bandera americana a un correr, rezar y asentir a todo por estar con Obama me sienta fatal. No es lo que yo entiendo como dignidad, porqué no vamos a llamarla así, patria.

¿A qué viene esto? Pues porque yo pensaba que lo del numerito de Obama, si, ese momento planetario esperado y anunciado por Pajín con ocasión de la cumbre Europa-USA, quedaba atrás por fin y que ya nos íbamos a dedicar, pasado el glamour del momento, a lo que realmente importa a este país y sus ciudadanos. Pues bien, de eso, nada de nada. Seguimos con la misma historia.


El amigo americano no ha considerado, creo saber porqué, de interés el venir a Madrid, pero como esa no es la cuestión ahora, pues no la vamos a tratar. Lo que no puede ser es que el reciente Premio Nobel de la Paz vaya por ahí rompiendo corazones de ese modo. Aquí en este país se le quiere, le quiere nuestro presidente, le quiere nuestro rey, le quiere… Pajín.

Obama ha recibido al Rey, no se porqué ni para qué. Ha desayunado con él y eso me parece bien. Se ha dicho por ahí Juan Carlos es amigo de Hillary y de varios asesores de Obama y esto ha servido para abrir las puertas al rey que por cierto, se mueve en esos ambientes como pez en el agua. Lo que no aguanto, lo que llevo de perdición es esa insistencia nacional en que venga. Reconozco que por muy político que sea el asunto, no deja de ser patético el dar tanta tabarra al pueblo, al Obama y al sursuncorda para que este buen hombre venga de visita a España.

A veces me dan ganas de eso, de coger la nacionalidad europea, algo que no existe pero que debería de existir. Algunos podríamos adherirnos a ella para no pasar por la vergüenza a la que nos someten diariamente tantos y tantos compatriotas situados por ahí arriba y no solo en la política.

Os dejo este vídeo de Moratinos. Me cae bien el ministro, al hombre se le nota hasta el gorro del asunto este, en el modo en que trata de salir al paso de las consabidas preguntas sobre la dichosa visita del americano a España. ¡Por Dios, que las hipotecas y el empleo no lo va a solucionar el Obama si están igual o peor que nosotros!

Leer más...

miércoles, 17 de febrero de 2010

Jaula de grillos



INTENCIONES

9,00. Se inicia la sesión y Guerra no se encuentra en el hemiciclo.

Zapatero pretende sumar efectivos en torno a una serie de puntos. A él le gustaría que estuviesen todos excepto, por supuesto, el Partido Popular. Pretende dejar, una vez más, al Partido Popular en fuera de juego. La técnica es simple, que la opinión contemple y observe la intransigencia, muy natural en la derecha, del Partido Popular.

Zapatero, más que el PSOE, precisa de acuerdos con otros entre los que diluir las medidas impopulares que inevitablemente tendrá que acometer.

El sesgo que sin duda tomaran los posibles acuerdos será hacia el centro, con lo cual queda descartado el apoyo de los partidos de la izquierda (IU, BNG, NB y posiblemente, ERC).

10,00. Guerra todavía no ha llegado.

Rajoy no quiere el acuerdo, su programa maximalista, puesto encima de la mesa, le anuncia que prefiere quedarse solo y explotar el descontento subsiguiente entre la clientela socialista. Solo de ese modo reafirmará el tono de oposición agresivo que conviene a sus intereses y que tanto agrada a su clientela.

Rajoy viene apreciando un cierto descontento y malestar entre los socialistas y trata de explotar la veta de la posible desestabilización de Zapatero (hasta seis llamadas en este sentido a lo largo de la mañana). Rajoy era muy joven pero recuerda que los socialistas y sobre todo Alfonso Guerra, lo intentaban una y otra vez con Suárez. Habrá que probarlo se dice.

El Partido Popular ha planteado un discurso político, demagógico las más de las veces, frente al previsible desgranado de datos económicos del presidente. Aquí Zapatero, una vez más, se equivocó. La ciudadanía, que puede dejar de votar al PSOE, que estaba viendo, que estaba pendiente de este debate, no suele entender mayoritariamente de ratios, índices y rankings.

11,00 El escaño de Guerra junto al pasillo de la izquierda de bajada al patio sigue vacío.


SINCERIDAD

Zapatero lució más sincero, más afectado por la situación y más solidario que Rajoy. Hubo momentos en la dúplica en la que los sentimientos parecían que le afloraban, el quiebro de su voz y algún que otro silencio, le ayudó de un modo innegable.

Rajoy siguió el guión predeterminado, el que la derecha exige de sus líderes, insensibilidad, dureza, menosprecio del adversario.

12,00. A la derecha de Marugán el escaño sigue vacío.


ESCENOGRAFÍA Y FIGURANTES

Zapatero de terno gris, serio, corbata discreta, gesto comedido y serio, muy serio. Solo se permitió un leve chascarrillo y dos o tres guiños irónicos. Se vistió de hombre de Estado y consiguió su papel.

Rajoy, de gris azulado, corbata azul, algo vociferante, altanería y una punta de soberbia. Ácido, ninguna concesión a la ironía, la complicidad con el auditorio, presente y televidente, salvo el suyo propio. Imagen de derecha pura y dura. Eso, como siempre, mantiene a sus fieles pero no logra algguno más. De todos modos, no busca eso, busca al igual que Zapatero con los casos de corrupción del Partido Popular, desgastar y restar efectivos al contrario y no ganar nuevos votantes.

Los figurantes, los comparsas, entusiastas como siempre. Los de uno y los del otro. ¿Alguien ha valorado lo que nos podríamos ahorrar si prescindiéramos de las dos cámaras y eligiéramos a los candidatos a presidente y estos se ayudaran de sus favoritos, tal como hacen ahora, con una limitación cuantitativa de estos y con la reducción del cincuenta por ciento de su coste? Podríamos sustituir a los parlamentarios en sus efusiones por aplausos, risas y abucheos enlatados tal como hacen en los programas de humor. En definitiva, los figurantes correctos en función de la demanda de sus líderes, como era de esperar.

CONCLUSIÓN

Nada se sabe del futuro. Se van a reunir. El presidente ha destinado a la responsable de economía (garantía hacia los mercados internacionales), a un hombre de partido (se contenta a la nomenclatura) y al responsable de industria (bien visto por las grandes empresas españolas). Una elección muy política para discutir con PNV y CiU básicamente lo que hay que hacer.

Rajoy asistirá a alguna reunión, para desmarcarse posteriormente. Lo más previsible es que las espadas seguirán en alto.

13,50. Se levanta del sofá, igual que se sentó, mira de reojo hacia el televisor observa que Guerra sigue sin aparecer y recuerda a Samaniego en el “Parto de los Montes”:

«Con varios ademanes horrorosos, los montes de parir dieron señales; consintieron los hombres temerosos ver nacer los abortos más fatales. Después que con bramidos espantosos infundieron pavor a los mortales, estos montes, que al mundo estremecieron, un ratoncillo fue lo que parieron»

Le suena la alarma del móvil, mañana a las nueve se tiene que presentar, otro mes más, en las oficinas del INEM para sellar la tarjeta del paro…


Leer más...

martes, 16 de febrero de 2010

Pacto e iniciativas ciudadanas. Consideraciones sobre la propuesta de Jordi Sevilla


Jordi Sevilla en su último post nos ofrece una reflexión del porqué el pacto político para salir de la crisis no puede llevarse a cabo. El ex diputado y, en otras circunstancias, mano derecha de Rodríguez Zapatero, concluye que el citado pacto no es posible porque ninguno de los dos partidos quieren, empeñados como están, ambos, en una política de desgaste del contrario. Se trata de arañar en esa estrecha franja de los siete u ocho diputados, lo suficiente con la que poder obtener una ventaja sobre el otro.

El ex-ministro y parlamentario apunta más; No hay una política económica propia de derecha para salir de la crisis, tal como argumenta el Partido Popular. La salida de la crisis en la derecha y en la izquierda tienen la dirección común que marca el “Grupo de los 20” basada, como todos sabemos, en un neokeynesianismo argumenta. Añade que no observa una diferencia sustancial entre el aumento de la fiscalidad del PSOE y la que podría haber llevado a cabo el Partido Popular si hubiese estado en el poder.

Sevilla, sin quererlo, nos dice que ambos partidos serían similares no solo en lo que podrían hacer en economía sino, también, en los comportamientos mezquinos e impropios de aquellos que deberían de anteponer el bien común al simple objetivo partidario. Cierra su artículo con una afirmación de que solo se puede quebrar esta tendencia si la sociedad civil asume un mayor protagonismo.

Niega lo fundamental, la capacidad interna para mejorar o cambiar las cosas. Nos está diciendo también que no es posible el que un movimiento interior en el seno de ambos partidos políticos puedan hacer torcer el camino por el que ambos grupos nos llevan a un desastre más que anunciado.

Existe una percepción clara no solo por parte de la ciudadanía sino por muchos observadores y economistas que solo se puede salir de esta si hay un amplio acuerdo en lo político y lo social. Sin embargo, el encastillamiento en posiciones propias en cada cual nos hace pensar que ese acuerdo va a ser cuando menos difícil.

Soy de los que piensa que la crisis no solo es económica, la virulencia con la que se ha manifestado en España no se puede imputar, como suele hacerse de modo simplista, tan solo a los desequilibrios de nuestra estructura productiva y el enorme peso del sector de la construcción. Nuestro problema es un problema de adaptación a la nueva economía e intervienen un conjunto de carencias que tenemos en los planos de la Educación, la Innovación, la preparación empresarial y sindical, la administración, la educación o cultura ciudadana, la asunción de valores ciudadanos e incluso, entender lo que significa sentir y actuar en democracia.

No solo es salir de la crisis, aunque eso sea ahora lo más urgente, pero debemos de replantearnos la calidad de nuestro sistema democrático haciendo de los partidos entes más democráticos, que estén sujetos a normas y modos transparentes y del mismo modo, hay que analizar y debatir la viabilidad de un sistema político, el de las autonomías, que registra no pocas disfuncionalidades y que resulta ser caro, muy caro.

La sospecha, cada vez más extendida entre los ciudadanos, de que los partidos están a su interés, puede abocar a este país a un esquema muy parecido al de Italia. Ahí, la izquierda es, sin duda, la que más tiene que perder.

La solución como dice Sevilla y venimos diciendo otros muchos es en la asunción de mayores cotas de protagonismo de la sociedad civil. Primero, nuevamente, es la calidad de nuestra democracia y esto puede ir parejo con los intentos de una salida de la crisis que no altere en lo sustancial el bienestar logrado por este pueblo.

Ello puede y debe ser compatible con la militancia en cualquier partido. Hay que moverse en esos dos espacios. Ya que la fuerza del cambio no surge, no se puede plantear en los interiores la presión habrá de hacerse desde fuera. Solo falta crear los cauces, sí, lo más difícil.

Jordi Sevilla en 2002 escribió un libro, “De nuevo socialismo” en el se recogían una serie de propuestas sobre un socialismo de nueva vía basado en la profundización de las libertades, la herencia de la revolución francesa e incorporación de algunos aspectos socializados del civismo compasivo. En su prólogo se decía:

“Si algo caracteriza a la izquierda desde sus mas remotos orígenes es su rebeldía intelectual, la permanente discusión de su propio pensamiento y el rechazo a cualquier ortodoxia, sobre todo aquellas que se fundan en la tradición, el prejuicio o el poder”

“El socialismo de los ciudadanos que propugno se preocupa intensamente de buscar nuevas vías de diálogo con la sociedad y de abrir los horizontes de la participación política”


Hoy, ocho años después, esas mismas palabras escritas por José Luís Rodriguez Zapatero suenan huecas en su inevitable roce con la realidad. Si no, que hablen aquellos que en el interior del PSOE cogieron el camino del retiro forzado por intentar aplicarlas o reclamarlas.

Leer más...

lunes, 15 de febrero de 2010

Catedrales



Vivir a ochocientos treinta metros sobre el nivel del mar para el que ha nacido cerca de una playa, resulta un tanto agobiante. A esta altura las nubes que traen la lluvia desde el sur o desde el oeste te aplastan, casi, contra el suelo. Cuando pasa y encima hace frío, llega un determinado momento en el que necesito marchar de la meseta y bajar a la cota cero. Unas veces es el Cantábrico; cualquier punto de Euskadi, Cantabria o Asturias preferentemente, y otras, es hacia el Sur por la costa atlántica.

El jueves pasado decidimos bajar al Sur, el Norte, por el clima, se encontraba inmanejable. Teníamos una “cuenta pendiente” con Sevilla y había que saldarla, aprovechamos para desde allí hacer una pequeña escapada y asistir al pregón y la primera noche carnavalera de Cádiz. Sólo eso. Domingo, viaje y vuelta a casa.

Durante dos días he tenido la oportunidad de girar una y otra vez en torno a la catedral de Sevilla. Mira que ha llovido el jueves y viernes. A pesar de eso, las vueltas por el casco histórico, la visita a alguna exposición y las fotografías a fachadas, puertas y ventanas - mi reciente afición - han ocupado gran parte del tiempo. Como desconozco el laberinto de esas calles y callejones para orientarme siempre trataba de localizar, mirando hacia arriba, el minarete y la giralda de la catedral sevillana.

La majestuosidad de los edificios religiosos españoles es sobradamente conocida. Construidos a lo largo de siglos mediante diezmos obligatorios, la esclavitud, la explotación y la depredación de recursos públicos sirven hoy de reclamo que atraen a los nuevos visitantes. La rapiña y el dolor del pasado ayuda a mantener a una parte importante de nuestra población del presente un empleo precario del cual, dependemos en gran parte.

España, cuanto mas poderosa parecía ser bajo el reinado de Felipe II, más víctima era de su propia deuda. Las minas de plata de América no daban abasto, primero fue la deuda con nuestros compatriotas prestamistas luego cuando ellos ya no tenían suficiente dinero con el que hacer frente a las peticiones fueron los europeos, y más tarde, los tránsitos del capital hacia Flandes cruzando Francia originaron nuevas sangrías.

Siempre hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Casi siempre ha sido el boato y la apariencia nuestra perdición. Leo la prensa, Estefanía dice que precisamos 600.000 millones de euros al año y que somos incapaces, por nuestra baja productividad, de crear esa riqueza-

En el pasado, el coste para que nuestros reyes fueran considerados “católicas majestades” fue enorme. En el XVI, XVII y XVIII nuestro país era el más atrasado en calidad de vida e infraestructuras de toda Europa y todo ello a pesar del oro y la plata de ultramar. Pero nuestras catedrales y nuestros palacios han resultado doscientos, trescientos o cuatrocientos años después cojonudos. Ya se sabe, los muertos al hoyo, que se jodan, y los vivos al bollo.



He oído y leído sobre la homilía del sumo pontífice de la conferencia episcopal española. En ella se permite dar consejo y orientaciones al pueblo español sobre que hacer en relación con la crisis. Expresa su deseo de que la crisis sea mirada y gobernada con ojos nuevos. No me gusta Zapatero. Creo, sinceramente, que ha sido malo, muy malo, para la izquierda y el país, me saca de quicio un partido inoperante, cobarde, incapaz de decir lo que realmente siente, pero me ponen los pelos de punta los consejos de esa ave de mal agüero vestida con traje talar y su frente político.

Los culpables del secular atraso de este pueblo y de este país se permiten dar consejos. No cabe duda, la derecha, mejor dicho, los fascistas andan crecidos. Se permiten dar consejos sobre el mal por ellos causado. Se permiten encausar a un juez que ha intentado, paradojas de la vida, aplicar las bienaventuranzas cristianas. Este mundo, de verdad, está loco, loco.

Por eso, no he podido evitar una maligna sonrisa al pasar por la Plaza de la Catedral de Cádiz y ver a unas turbas disfrazadas y que no eran precisamente evangelizantes, memorable aquél disco de Pata Negra, en las escalinatas de la catedral, dando rienda suelta a lo que sus cuerpos les pedía y sus juergas carnavaleras demandaban. Sentí lo mismo con ocasión del mercadeo en los alrededores de la Puerta del Perdón de Sevilla.

Malo que es uno o mas bien, que dada la época de escasez que nos toca vivir, se conforma con bien poco.

Leer más...

viernes, 12 de febrero de 2010

Largo me lo fiais...


Ayer a la mañana, la vicepresidenta económica Elena Salgado en una entrevista concedida a RNE pasó revista a la actualidad de la economía española. Entre todo lo que dijo, a propósito de la crisis, sobresale una perla para el futuro. La lástima es que solo es una propuesta de debate para ese futuro. Lo triste, es que esta del todo carente de la intención con la que formuló la reforma de las pensiones que eso, si es para ahora, si es inmediato.

Salgado ha dicho que en el plazo de diez o quince años se debe de hablar de la fiscalidad española. Dice que habrá que incrementar la fiscalidad. No se porque razón soy bastante incrédulo con esta manifestación, tengo la sensación de que se quiere contentar a la izquierda en general, a la del PSOE y a la sindical también, con la finalidad de dar eso, una de cal y otra de arena. Lo que ocurre es que la arena nos la mete ahora y la cal, nos la fía para cinco, diez o quince años. Como se dijo por el clásico, "Cuan largo me lo fiais amigo Sancho".

Desde que el presidente dijo que bajar los impuestos era algo de izquierda, los fieles-fieles andan un tanto liados. Ves, vimos, a fervientes aparatchik o la mayoría silenciosa en el seno del PSOE repetir como papagayos eso mismo. Ahora, en buena lógica, toca cambiar el paso.

España es uno de los países europeos con menor carga fiscal en relación con el PIB. En 2005 llegó al 35,6%. Los países europeos mas avanzados tenían entre un 12 y un 15% más. En 2008 bajo la carga hasta el 33% tras tener en el año 2007 el 37,1% Es decir, una fiscalidad, en el paraíso de la evasión fiscal, España, solo comparable o inferior a la de los países del este europeo, países que conviene recordar no tienen tradición impositiva y que están, recién incorporados a Europa.

Seamos claros, esa caída de la fiscalidad en España debe de ser atribuida al gobierno socialista en ese período, por muy crudo que pueda parecer, entre 2006 y 2008, en este último año fue inferior a la que tenía el gobierno del Partido Popular en todo el período anterior que fue del 33,6. Ahora hay que subir, cuando ya no hay.

El estado del bienestar en España es la pescadilla que se muerde la cola. Salgado plantea la revisión impositiva, como debate, entre tanto se comenta, se dice, para ahora ya, que el gasto sanitario y los gastos de la dependencia será la contribución que van a hacer las comunidades autónomas a la reducción del déficit el 3% que les corresponderá de aquí hasta el 2013.

Hay medidas que van a tener un impacto inmediato en los más desfavorecidos; Trabajadores, futuros pensionistas, ancianos, enfermos y pueblo en general mediante la subida de los impuestos indirectos prevista para Julio de este año y hay un aviso de debate para dentro de cinco, diez y los quince años próximos sobre la carga fiscal en España.

Si con los gobiernos de izquierda no se progresa adecuadamente en acomodar cuestiones esenciales como fiscalidad, bienestar y empleo cómo se va a hacer con un gobierno del Partido Popular cuya única divisa es la de reducir impuestos. Ahí está la propuesta de Cospedal para llegar a un pacto que supere la crisis: Bajar impuestos

Nuestro país se ha caracterizado por tener una muy baja fiscalidad, una tasa de bienestar muy baja en relación con Europa y hasta hace poco, una deuda muy por debajo de la de otros países europeos. También, por un índice de pobreza cercano (2007) al de países recién incorporados a Europa. La situación ahora, seguramente, se habrá recrudecido. La pobreza en España ha aumentado, vamos camino de ser el país europeo con mayor índice de pobreza.

Solchaga dijo, en su momento, que España era el país en el que antes se podía hacer uno rico. Zapatero dijo que bajar los impuestos era de izquierda. ¿En qué consiste el ser socialista?

En los momentos de crisis como en el que nos hayamos, la solución no puede ser la de rebajar drásticamente el déficit, recortando, aun más, los escuálidos beneficios sociales. No se puede amenazar a los trabajadores con mas tiempo de trabajo, menos salario y recortes en la sanidad y la dependencia y al mismo tiempo bajar los impuestos. Nos estamos, o nos están metiendo en la boca del lobo y ahora, el Rey mediando entre los partidos y las fuerzas sociales.
De auténtica pena.

Leer más...

martes, 9 de febrero de 2010

Tras la semana negra, hora de recapitular.




Después de esta loca semana, no me resisto a extraer unas cuantas conclusiones del giro sustancial que en el panorama político nacional se ha producido y al mismo tiempo, apuntar, según mi criterio, algunos de los acontecimientos que podrían producirse. Es un alto en el camino, una vez que las cosas en cuanto a los mercados de capitales parecen que se han apaciguado algo.

La primera, el gobierno de Zapatero ha decidido dar un cambio de rumbo en su acción política y económica. Los mercados han hablado y la necesidad de financiar un déficit creciente va a obligar a establecer una serie de recortes presupuestarios, la reducción del coste del estado del bienestar y unos salarios competitivos que de garantía a los inversores de una pronta recuperación.

Confluye en este interés los países euro y el Banco Central Europeo. Sabido es que los déficits nacionales introducen una serie de desequilibrios en la estabilidad del euro que ninguno de los socios monetarios quiere padecer.

Existe, al parecer, una firme voluntad del BCE en sostener al euro y al mismo tiempo, la deuda de los países miembros hasta unos ciertos límites, siempre que se asegure la reducción de los déficits en las actualizaciones de los programas de estabilidad.

Hay una clara intención del Gobierno en garantizar los niveles actuales de protección social a los desempleados, su reducción equivaldría a una alteración profunda de la paz social y podría provocar graves desordenes públicos. El recorte en los presupuestos, aun no definidos de modo exacto, va a recaer en los programas de inversión y gastos corrientes. El Gobierno habrá de tener en cuenta el impacto que sobre el empleo tendrá este recorte. Se supone que en la comisión de presupuestos se modificará estos créditos. Se supone, digo.

El Gobierno, ante el término de la prestación del subsidio de desempleo, hay que recordar que 3.100.000 desempleados reciben algún tipo de prestación de los cuales, 1.638.000 trabajadores las perciben en la modalidad de contributivas. En el caso de las asistenciales son un total de 1.300.000 en Diciembre de 2009. Hay que decir que Zapatero mantiene un alto grado de preocupación por este aspecto.

El crecimiento de receptores de algún tipo de modalidad ha sido en 2009 en una media de 50.000 nuevas al mes y los que van dejando de percibir la prestación contributiva y tienen que acceder a alguna de la modalidad asistencial es también de 50.000. En definitiva si en Enero de 2009 había 1.600.000 receptores de prestación contributiva, en Diciembre eran 1.638.000. Es decir, 38.000 más. En cambio, los de modalidad asistencial han crecido de 761.000 en Enero de 2009 a 1.300.000. En este apartado se encuadran las de los mayores de cuarenta y cinco años, la de los mayores de cincuenta y dos años y la modalidad de inserción, en torno a 300.000. De ahí, que hoy mismo, Zapatero haya comunicado al grupo parlamentario el mantenimiento de esta modalidad. El mantenimiento de este tipo de prestaciones, así como otras, es cuestión de supervivencia del gobierno y del orden público y hay que tener en cuenta que en muchos hogares es lo único que entra en casa.

Otras de las conclusiones es que la prolongación de la edad de trabajo o retraso de la jubilación y la ampliación del período de cotización es previsible, tras la recogida de velas del gobierno, que quede por ahora como un enunciado a tratar en el futuro en el marco del Congreso y del Pacto de Toledo con lo cual sus consecuencias no serán inmediatas, no al menos, en el plazo de un año. La proximidad electoral hará que, posiblemente, no se produzca ningún acuerdo en esta legislatura salvo presión añadida de los mercados.

En torno a la reforma laboral, auténtico Talón de Aquiles de la credibilidad del gobierno ante la Unión Europea, FMI y mercados en general es una cuestión inaplazable. Los sindicatos pactaran, sin duda, una reforma que toque aspectos contractuales para los nuevos trabajadores con indemnizaciones por despidos mas baja y se accederá, por fin, a la vieja pretensión de la patronal de convenios colectivos y acuerdos descentralizados, acabando con los convenios de sector, provinciales y de rama. Esta última cuestión afectará sin duda a las estructuras sindicales en la pequeña y parte de la mediana empresa pero dejará intactas las condiciones laborales y de convenio de los trabajadores de las grandes empresas y de la administración fuente de la que surge el poder real de los sindicatos. Es muy poco probable que la gran aspiración de la derecha, la huelga general al gobierno de Zapatero, no se llegue a efectuar salvo que se extremen las condiciones y Zapatero se vea obligado a imponer duras condiciones. Más o menos que lo que Campa ha venido a decir en Londres de ponerse las cosas peor.

En cuanto a la cuestión política y una vez que el PSOE ha dejado ver sus tremendas carencias en su acción de gobierno la cuestión estriba si va a existir un acuerdo multipartidario para sostener al gobierno y su política económica. En esta jauría de lobos que es la política hispana es difícil que alguien de un voto de confianza cuando ya se ha visto sangre en un miembro de la jauría, máxime cuando no hay dinero con el que pagar a los minoritarios. A todos les interesa que siga Zapatero, a todos les interesa que el presidente se vaya desgastando, es, vista las circunstancias, el contrincante ideal de seguir así las cosas. Todos piensan crecer a costa del PSOE en las próximas elecciones y entramos en período electoral a vueltas de verano o posiblemente antes (Cataluña).

El PSOE sin reacción en el interior y todos puestos en la creencia de que Zapatero es el único candidato a presentar evaluará en función de los próximos compromisos electorales y a partir de ahí, es posible que se opere con el mejor cartel que para entonces se tenga. Puede que sea en ese momento la hora de Rubalcaba o la de Chacón, pero eso, es ya mucho aventurar.

Leer más...

lunes, 8 de febrero de 2010

La semana en la RBS



Albert Torra con comenta con buen humor la desventura de los niños con la caída de los dientes y las expectativas futuras que genera el ratoncito con su correspondiente premio.
Antonio Pulido se interroga y apunta soluciones sobre el papel que ayuntamientos y comunidades autónomas deberían jugar en este contexto de crisis y movilización social.
Blanca Flores resalta las palabras de Griñan en el contexto de la previa al congreso de los socialistas andaluces.
Carlos Rodriguez, ironiza sobre el plan de Rajoy las acepciones de un término (plan) y las diferencias entre las gaviotas y otras aves mas carroñeras ( nos solemos olvidar de que las gaviotas son también aves carroñeras)
Enrique Castro con el Pollapo(2) nos anuncia los nuevos inventos que la factoría internet-Psoe pondrá en marcha en un futuro. Seguirá informando.
Helena Meler, reciente incorporación a RBS e integrante con el que esto firma y Javier Caso del Ala Oeste Mesetaria entra en el tema de la semana con las pensiones y su reforma.
Javier Caso en Hay que hacer algo, demos un golpe de timón recoge los comentarios que algunos de los intervinientes en su blog han reflejado sobre la zozobra generada durante la Semana Dramática o había que llamarla la Semana de Oración?
José Rosales al hilo de los comentarios escolarenses manifiesta la discrepancias de los términos empleados por estos testigos de los acontecimientos (me resisto a llamarlos de otro modo). Para Rosales, grogi no es sinónimos de derecha y por supuesto decir no es lo mismo que hacer.
Juan Carlos Romero Si te escandaliza tu ojo arráncalo y lánzalo fuera de tí, algo así decía el pasaje biblico y esa es la recomendación que en tropel le hicieron allá por Mayo del 2008 al autor. La que se puede liar con poner solo una palabreja en un poema que va mucho mas allá del término empleado.
Mercé Perelló nos pone en contacto con el manifiesto "Contra el abuso sexual infantil" de la Fundación Vicki Bernardet
Paco Piniella nos ofrece un ramillete de opiniones en torno a la reforma de las pensiones extraida de otros blogs.
Rubén Cantón en Llueve sobre mojado incide al igual que otros integrantes de esta red sobre el asunto de la reforma de las pensiones.
Santiago Benitez nos pone en contacto con una deliciosa historia sobre familia, ternura e ideas.
Tatiana Sánchez comenta la nueva etapa en el el PSOE de Andalucía.
Vicenç Navarro en su artículo censura el determinismo demográfico como elemento definitorio de la viabilidad de las pensiones en el futuro

Leer más...

domingo, 7 de febrero de 2010

El musical del domingo; Hair. Good morning Starshine


Chicas, chicos, una nueva zambullida en el pasado, vamos de retro. Para los jóvenes
y no tan jóvenes. Nos vamos a 1979.

Una maravillosa película basada a su vez en una opera rock: Hair con el trasfondo de la guerra de Vietnam

De esa película me gusto especialmente el tema que va en primer lugar, Good morning starshine.

La propina para el que tenga tiempo. Let the sunshine, (Manchester, England, England) tiene mucha fuerza dramática, es una canción enblematica de aquel tiempo, coincide con el final de la peli. Para oir la canción hay que esperar unos 45 segundos.





Leer más...

sábado, 6 de febrero de 2010

Crucemos los dedos




Nuestro amigo Feluky llama en el blog de Javier Caso a una cierta mesura, a retomar el ánimo constructivo tras una semana de auténtica locura y criterio no le falta. Hay razones para las dos cosas, para la santa indignación y para el que esta sea modulada en función del tiempo y de la gravedad de los acontecimientos.

Es difícil sustraerse al clima angustioso que se cierne sobre todos nosotros, a ello no ha sido ajeno el Gobierno y las actuaciones del presidente. Es tal el grado de inseguridad que se percibe en las actuaciones de los poderes políticos, económicos y sindicales que poco margen puede quedar para la confianza. Todos ellos se han encargado de erosionar durante los dos últimos años los cimientos sobre los que se erigía el “milagro español”

Sin embargo la economía, mejor dicho el mercado, se sustenta en gran medida en la confianza. Un mundo, el capitalista, que funciona esencialmente con el crédito, requiere de cierta dosis de confianza para seguir funcionando. La confianza es el lubricante sobre el que discurre gran parte de nuestro bienestar en el sistema.

Por eso, no es un gesto gratuito el hieratismo de nuestro presidente, gesto que secundan con poquísimo éxito las dos vicepresidentas. El fuerte en estas políticas no es precisamente su capacidad para empatizar con los ciudadanos, sobra en ellas la constante actitud inquisitorial y una gravedad gratuita que suelen confundir con lo serio o la firme.

Un gobernante en estos momentos tiene que hacer eso, tratar de ganar la confianza de quienes pueden amenazarnos. Lo que ocurre, es que conjuntamente se debería de ofertar lo principal, coherencia, y debemos concluir que de esto último poco ha habido.

Por eso hay que saludar como positiva la reunión de ayer, al margen de lo teatral, curiosa esta afición desmedida a la farándula en nuestro presidente, era un acto necesario de cara a los mercados. Otra cuestión es si se va a llegar a un acuerdo o no, si la reforma que se propone servirá para relanzar la economía y el empleo o si, esto es ahora lo fundamental, van a tranquilizar a los operadores y compradores de la deuda pública española.

El partido en estos momentos no se juega en el interno del PSOE, tampoco en el Congreso, ni siquiera en la mesa del diálogo social. El partido del futuro de este país, nuestro bienestar y el empleo de los diez años próximos se juega en los parquets de Europa, Asia y América.


Esas son las reglas del juego. Se desperdició una inmejorable ocasión, los últimos diez años, para situar al país en la primera división, se atendieron algunas cosas y en otras, poco se hizo cuando había recursos o posibilidades para hacerlo. No es cuestión de volver sobre un pasado, cuando el presente es malo y el futuro puede ser pavoroso. En otros posts de este blog figura todo un catálogo de discrepancias con la política seguida durante los últimos años.

Volvamos a lo que nos ocupa. Este país esta en manos de nuestros acreedores, con un sector financiero que no reconoce, que no quiere reconocer el gravísimo problema que tiene. El estado y las administraciones públicas van a tener que financiar su déficit apelando a los mismos que lo hicieron, en el pasado, particulares, entidades financieras y empresas.

No quiero entrar en los contenidos de la reforma, tiempo habrá, solo me preocupa si eso puede ser entendido por los mercados como un valor, como algo seguro. Sólo me preocupa si el valor de los CDS (certificados de seguro sobre la deuda española) van a seguir subiendo al ritmo que lo ha hecho esta semana. Si la prima de riesgo en el bono español seguirá incrementando el diferencial con el de otros países europeos. Las subastas de las últimas emisiones del Tesoro y del ICO así lo vienen evidenciando. El próximo lunes llegaremos a saber si los mercados han reaccionado bien ante la foto de La Moncloa, porque no hay que engañarse, eso es lo único que hasta ahora hay.

Hay cuentas pendientes, en el interno del PSOE, porque sus actuaciones lo asemejan a cualquier cosa menos un partido sólido, serio y participativo. Me rechina, me patalea esa confianza ciega en sus dirigentes y el omnipresente patriotismo de partido por encima de lo que la razón aconseja. A veces la impresión que da no es la de ser un partido si no un clan de intereses que precisa de lo que ellos consideran viga fundamental para seguir tirando en el mundo de la política.

Me repugna la actuación del Partido Popular, su dinámica de cuanto peor mejor. Son capaces de seguir dinamitando la imagen de este país en el exterior, algo que todos acabaremos pagando, en vez de alentar la posibilidad de acuerdo sobre la reforma laboral. Ellos, los campeones del patriotismo se exhiben en este caso con su faz más cruda, real. Dignos sucesores de los partidos de rapiña del XIX y XX español.

Muy gordo debe de ser el problema, seguro que es muy gordo. Independientemente de que la reforma planteada, según los papeles, sea ligera, light o floja tal como la han definido algunos medios no deja de ser sintomático el que sindicatos y empresarios salgan con un acuerdo de partida con el gobierno. ¿Les habrá dicho Zapatero a estos representantes lo que a él le dijeron en Davos? ¿Habrán tenido acceso al secreto, no de Fátima, sino de Davos? El acuerdo generalizado sobre el documento del gobierno así lo da a entender. Miedo, hay mucho miedo.

Recemos. Esa es la lógica del sistema. Corremos sin duda el riesgo de ser echados de nuestra propia casa. Hay que salir de este momento. Sí, hay tiempo para pedir explicaciones, para seguir exigiendo responsabilidades, para pasar factura, pero ahora, lo principal es sumarse al establecimiento de un marco de confianza.

Al gobierno, a su presidente, a los partidos y a todos los que intervienen en el gran teatro de la política y economía nacional hay que recordarles que son ellos en cuanto clase los únicos culpables del actual estado de cosas. Se suele decir que las clases dirigentes son el reflejo de la sociedad de la que emanan, yo no lo creo, no creo que el pueblo español tenga responsabilidad alguna en el sesgo que estas clases han tomado en los últimos tiempos, y ante eso solo nos queda el camino de la automarginación, la desvinculación práctica de la gran fiesta de la democracia, tal como se nos dice, del acto de votar. Es la única defensa que nos queda, devaluar el gran acto, hacerles ver la inmensa soledad en la que se han instalado.

Leer más...

viernes, 5 de febrero de 2010

Mi primer año



Si trazamos una cruz y ponemos en el extremo de uno de sus brazos al socialismo y en el otro al anarquismo y si tomamos a continuación el otro brazo, poniendo también en sus extremos a las personalidades de un Savonarola y de un Albert Camús allá, donde se produce el cruce, en sus aledaños, quiero creer que podría situarme yo.

En ese espacio, muy solitario, donde pocos habitan es donde me encuentro a gusto. Lo que escribo responde a esa confusión entre ideologías y personalidades. Esa amalgama ha configurado el sustrato ideológico que sirve de vehículo a mi expresión.

Con el tiempo, he avanzado en ser cada vez menos políticamente correcto y con el tiempo también, aprecio cada vez más, la libertad en un sentido amplio, muy amplio. He llegado a una conclusión: El sistema representativo que en un tiempo fue considerado el fin a alcanzar es hoy día, para mí, el principal obstáculo para el ejercicio de la soberanía popular, sólo puede permitir la venganza particular cuando te fallan, pero nada más. Sólo permite el revenge pero para nada es constructivo en el sentido de hacer al ciudadano protagonista del devenir político.

Bien, hoy se cumple un año desde que puse en marcha este pequeño escaparate donde cada dos o tres días coloco lo que la actualidad y las enseñanzas que del repaso de lo que en mi vida pública ha sucedido, me sugiere.

Es un año, ciento treinta y seis posts. Treinta y nueve seguidores, otros tantos a los que sigo. Haber aprendido mucho, un puñado de amigos virtuales, con los que nunca he hablado, pero a los que por sus escritos he llegado a conocerles un poco.

Hace dos años dimití de mi última responsabilidad pública. Había razones diversas en la dimisión pero, entre ellas, una era la de que ya no estaba preparado para asumir lo que comporta sobrellevar una determinada responsabilidad en el ámbito de las organizaciones, porque ello implica una actitud disciplinada y yo ya no estoy para eso. Amo demasiado mi libertad personal para estar atado de pies y de manos. Por eso me he dedicado a escribir. No soy apóstol de nada y el proselitismo hace mucho tiempo que dejó de tener interés para mí.

No se cuanto tiempo me dedicaré a esto, en ese tiempo he visto ya algunas retiradas de personas que consideraron que el final había llegado. Es lo normal, es lo lógico. En mi caso, aún tengo motivos para escribir. Me reconforta, algunas veces ha sucedido, el ver como confluyen pensamientos y análisis sobre determinados casos y personas que yo creía propios. El mundo es un pañuelo y las evidencias entre los que piensan igual acaban por abrirse paso siempre.

Agradezco a mis dos hijos mayores el que me dijeran que podría abrir un blog. A mi mujer y mi hijo pequeño que siempre me han animado a seguir, y a todos vosotros, queridos lectores y lectoras las visitas y comentarios que hacéis.

Leer más...

miércoles, 3 de febrero de 2010

Por este orden: Pan, circo, Barreda y Griñan



Desde Roma ese remedio ha sido infalible, Juvenal así lo retrató. El futbol desde su inicio y viendo el arraigo que iba tomando en las clases populares ha socorrido desde siempre al poder, a veces ni siquiera era necesario que este lo pidiese. Lo mismo colocaban un partido interesante en una jornada de lucha que sus figuras se prestaban a la foto fácil con Jefes de Estado, de Gobierno o ministros.

Se esté en dictadura o en democracia el método es infalible. Es tal el poder anestésico que tiene el gol, sobre todo si es de tu equipo, que las ventajas que se derivan para cualquier gobierno son más que evidentes.

Hay una nueva reformulación de la liga. La Liga del Fútbol Profesional ha acordado que los partidos se celebrarán durante toda la semana. O sea, habrá fútbol todos los días de la semana. La liga gana, el fútbol profesional gana, porque de ese modo, tendrá más ingresos. Pero la “politica tranquila” también gana, tendremos ocupado al españolito cuando salga de trabajar para que en el bar de la esquina, tomándose la caña y tirando lo máximo posible trate de ver el partido de la jornada, nunca mejor dicho porque habrá todos los días, la discusión girará en torno a la jugada fallida, el hermoso taconazo y el fallo del árbitro, la sangre fluira siguiendo los altibajos del crédito deportivo y no por la mísera situación social y familiar por la que se pase.

El parado, si es aficionado al fútbol, compensará su propia angustia y la familiar con la evasión que le proporcionará el deporte. Incluso, puede, que viendo el auge que tienen los diarios gratis, el propio poder invierta considerable sumas en periódicos gratis deportivos para que el panen et circenses sea más redondo y digerible.

El circo está servido, los gladiadores, estarán toda la semana sobre el verde. El pan, solo pan, acompañado tal vez de una lata de sardinas, que le garantizará las rentas mínimas de supervivencia o de inserción acompañará el momento. No hay nada más.

Este pueblo ha sufrido una de las mayores decepciones desde la llegada de la democracia. No hay peor caída que la que se produce desde la cumbre. Nos engañaron, se engañaron, creíamos que estábamos en la cumbre, nos lo hicieron creer; ¡Mirar para atrás, ahí viene Italia, le hemos adelantado! ¡Ver ese culotte que tenemos al alcance de la mano, es el de Francia! ¡Somos la revelación, somos el milagro español!

Comprábamos el piso que revendíamos sobre plano, el dinero fluía y fluía, no era nuestro, era de los que cada año se reunen en Davos.

He oído a Barreda, estoy de acuerdo con él. Es lo mínimo que puede hacerse, cambiar a un gobierno diseñado para la fiesta, por un gobierno que sirva para el sacrificio por el que ineludiblemente deberemos de transitar. Cambiar a un gobierno porque el cambio del presidente por parte del partido que le sustenta es algo muy difícil e improbable, aunque fuese lo lógico.
El lector de este blog sabe que su autor defiende la tésis de que no existe gobierno que lo que en realidad hay es un presidente que se rodea de secretarios que hacen su política, la que en cada momento se le ocurre.

Estoy oyendo en este mismo instante a Griñan, hombre de partido, después de haber oído a Alonso, este sin tradición en el partido, ambos, estos dos, desechan la posibilidad propuesta por el presidente castellano-manchego. Ambos, más explicable en el portavoz que en el andaluz, optan por la huída hacia delante.

Cuando el capitán, de acuerdo con el director de orquesta, coincidió en que la banda debería de seguir tocando aunque el majestuoso barco poco a poco se hundiese, lo hacía porque atendía a su función histórica, digamos heroica. Era además una condición, incluso, terapéutica para los propios ejecutantes. En este caso no, en este caso hay tiempo aún, este Titanic que se llama PSOE puede reflotar y puede salvarse y con ello, mitigar la situación por la que pasa el pueblo español, pero para ello es necesario que se salga de la parálisis que atenaza a los que pueden decidir. Alguien ha hablado, otros le han cerrado la boca. Pero sus palabras tienen el valor de haber sintonizado con el pueblo de izquierda.

Griñan sigue hablando, y sus palabras, increíbles en el tiempo histórico que nos toca vivir, nos proyecta hacia la vieja polémica medieval de nominalistas y realistas. Sus palabras son eso, flatus vocis. No me preocupa tan solo el que yo lo perciba así, lo que me preocupa es que también la perciben quienes día a día lo pasan putas. No, nunca votara a la derecha, ese día, se quedará tranquilo en casa o si hace buen tiempo, se dará un paseo por el parque y asistirá como otros van a cumplir con un rito carente ya de significado para él.

Leer más...