miércoles, 1 de septiembre de 2010

En el calor del verano (II); Sólo nos han mentido a medias




Es muy fácil sentirse engañado. Muchos socialistas y gran parte de los trabajadores nos sentimos confundidos ante la situación política. Lo común de todos nosotros, los que nos sentimos engañados, es que achaquemos nuestros males; pérdida del bienestar, paro y dificultades ante la situación económica al gobierno y al PSOE, a los que acusamos de faltar a sus principios en el modo que tiene de combatir la crisis.

Vamos más allá de lo escrito, no lo vemos o no lo queremos ver. Atendemos a la palabra y atendemos a la historia y consideramos que eso, tan solo eso, es aval suficiente. A veces rizamos el rizo y unimos palabras, historia y personas. Desoímos lo que nos dice la experiencia, la pasada y la presente y nos entregamos, atados en nuestra conciencia, a lo que quieran hacer con nosotros.

Son cuatro años, tan solo son cuatro años. Las partes no pueden romper el contrato. Una parte puede faltar al contrato pero la seguridad le ampara hasta que se cumpla el plazo o lo rompa de modo unilateral. Luego queda la posibilidad de luchar contra el clima imperante y sus consignas: “mal necesario” “no hay alternativa” “podrían ganar los otros” Poco a poco el horizonte de futuro que detestas, cobra nuevamente vitalidad, el malestar del engaño/no engaño se difumina en la presencia de la “bicha”. Siempre hay una bicha, la derecha social tiene la suya y la izquierda también. Luego, en gran parte volverán al redil. Se olvidaran las traiciones, los incumplimientos y remitirá el cabreo con los propios. Ellos lo saben. Saben que eso funciona así y gran parte de nosotros también lo sabemos.

El votante español es inmaduro, no sé como serán los votantes en otros países de nuestro entorno, posiblemente sean iguales. La democracia es así, imperfecta. De cuando estudiaba filosofía me quedé con aquel sofista cuyo nombre no recuerdo que se vanagloriaba de enlazar un discurso con el contrario y arrancar en ambos, el aplauso de los atenienses reunidos en el ágora. El Marco Antonio del Julio César de Mankiewicz-Shakespeare en la escalinata del Senado embaucando a unos romanos que dias antes pedían lo contrario es otro de los ejemplos al que siempre recurro para explicar esa volubilidad en el electorado propio.

No seremos maduros en democracia en tanto no sepamos deslindar la historia, las palabras, las personas y los cantos de sirenas - enternecedora esa Trini-Heidi en el vídeo de su web - todo un síntoma de la política fresa de ZP. No lo seremos, no seremos maduros hasta que no seamos capaces de atender a lo práctico.

El PSOE llega siempre de modo muy fiel a su cita con el electorado. Su discurso es siempre de izquierda y como casi siempre lo suele olvidar, acabando de ese modo sus mandatos con la práctica liberal habitual.

Así, con tan solo eso, se le puede acusar de engaño premeditado. Algunos, los mas fieles, dirán que son las condiciones que imponen los otros, los "malos", las que hacen que estemos en la situación de crisis pero eso, incluso echando mano de algo tan socorrido como el mercado, fantasma omnipresente, no explica de modo suficiente el que se tome la puerta de la derecha para salir de la crisis. Porque sigue habiendo políticas de derechas y políticas de izquierdas aunque insistan en decir que solo existe una salida de la crisis.



Pero para ir a donde queríamos, es necesario negar la mayor. No hay engaño o, al menos, no debería de haberlo para el votante consciente o avispado de izquierda. Hay mucho menos engaño para el afiliado, que debería de saber que él o los que el eligió votaron a una opción en el seno del partido que no respondía fielmente a la idelogía socialdemócrata.

La Nueva Vía, programa con el que accedió el nucleo dirigente del PSOE al poder no era socialdemocrata. Fue vendida como una actualización del programa socialdemócrata y los afiliados por ignorancia, una vez más, respaldaron un envoltorio atrayente en vez de un programa y un esquema de trabajo sólido. Respaldar por ignorancia es mucho decir por mi parte, porque tampoco podemos desconocer que en el seno del PSOE se viene dando un cambio, inducido o no, en la ideología de sus bases y son esas nuevas bases las que vienen tomando el poder en su seno. Sus señas de identidad,las del PSOE actual, ya hemos hablado aquí muchas veces de ello, no toma como algo real la existencia de una sociedad de clases. Presenta la sociedad como un todo en el que las diferencias estriban no en la dominación de los unos sobre los otros, si no como algo imperfecto, un estadio de organización y gobierno que no ha desarrollado aún de modo adecuado la igualdad de oportunidades y también, como un modelo de desarrollo de sus potencialidades que engendra bolsas de colectivos marginados.

La política de la Nueva Vía, aprobada y refrendada por el PSOE abrumadoramente en un posterior congreso atendía a esos problemas: La igualdad de oportunidades y la redención de colectivos marginados; Mujeres, homosexuales, dependientes y parados de larga duración. Atendía y trataba de sostener mediante iniciativas legislativas y la política fiscal lo que entendía que eran las consecuencias negativas del capitalismo y habían sido marginados por la derecha política de este país. Sin avanzar un ápice mas en politica de redistribución y avance de la sociedad en su conjunto. De ahí obtenía una singularidad y al mismo tiempo, una política muy asociada a técnicas de marketing y mercadotecnia aplicada a las elecciones. A este tipo de política se adhirieron en la fase expansiva del ciclo lo que quedaba de la vieja guardia socialista y los sindicatos. Tanto los unos como los otros obtenían beneficios de la misma. Unos, la permanencia en los cargos a la espera de alargar lo máximo posible su relevo y los segundos, porque ello añadía nuevos programas de actuación en una época que era tranquila en lo económico.

Toda esta política exigía no solo de una bonanza económica si no del crecimiento imparable de la economía para satisfacer nuevas demandas y nuevos programas. La crisis ha derribado toda una filosofía política y de obtención y permanencia en el poder, no olvidemos esto último, y ha puesto sobre el tapete de la mesa los objetivos de la izquierda de siempre que hasta ahora habían sido enterrados o camuflados.

Una política de izquierda exige o bien una nueva fuerza política en la izquierda que haga suyos los planteamientos de la izquierda de siempre o el cambio en la dirección socialista. Las posibilidades de alternancia en el poder reclamada por los puristas de la democracia tienen también su expresión en la necesidad de una alternancia en el PSOE, sepultada hasta ahora, por una concepción muy personalista, casi autocrática, de la dirección.

Se viene produciendo un cambio en parte de los votantes y afiliados de base del PSOE. Hay un descontento creciente que toma cuerpo en el rechazo de las políticas de la dirección socialista. Hasta ahora es una masa sin nombre que aspira a que líderes señalados del pasado o del presente tome la bandera de alternancia en el seno del socialismo, de ahí el entusiasmo que en muchos despierta las expresiones de libertad en su seno, ejercida siempre y de modo muy matizado por algunos. Estamos en una etapa crucial y en ese sentido algunos deben de marcar ya, para evitar lo peor, el terreno.

La prudencia llevada a extremos puede llegar a ser sinónimo de cobardía.

7 comentarios:

  1. Días pasados publicamos la primera parte de esta serie se titulaba En el Calor del Verano; La mala conciencia. Hoy ofrecemos la segunda parte es algo mas larga de lo previsto pero ustedes, mis lectores, saben de mis dificultades para ser sintético. Hay temas que no pueden tratarse de otro modo estos asuntos, áridos a veces, son así, tiene su propia mayéutica.

    ResponderEliminar
  2. Tremendo el párrafo que acaba: "Siempre hay una bicha, la derecha social tiene la suya y la izquierda también. Luego, en gran parte volverán al redil. Se olvidaran las traiciones, los incumplimientos y remitirá el cabreo con los propios. Ellos lo saben. Saben que eso funciona así y gran parte de nosotros también lo sabemos".

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Extensa pero también sintética y clara tu reflexión.

    En mi opinión, la foto que muestras, por sí sola, aclara bastante qué sucede y por qué no hay respuestas.

    No es preciso aludir a la mala fe o la premeditación para explicar la falta de rumbo y de objetivos que permitan progresar a la mayoría del país y hacer realidad la maltratada igualdad de oportunidades, a la postre primera bandera del socialismo si se acompaña de la posibilidad de que las oportunidades sean de progreso y no se limita a garantizar que no existan para nadie.

    Y digo que no es preciso aludir a mala fe porque la complejidad de un país como el nuestro o de una organización como el PSOE necesitada de continua actualización y adaptación a los tiempos, son retos extraordinarios que exigen personas de una solvencia intelectual y profesional que no aparece en la foto.

    Dices bien al recordar que también desde el PSOE se puede hacer la revolución que reduzca la brecha creciente entre éste y las gentes izquierdas, porque desde arriba se pueden hacer también revoluciones, con nuevos modos y nuevas caras, pues no pueden ser parte de la solución quienes han creado el problema por su incapacidad.

    Cuando los problemas planteados son superlativos –y lo son los que hoy tenemos- no valen ministros ni consejeros de la Señorita Pepis … a aprender se va a la escuela. Por cada persona de dudosa capacidad que hoy ocupa un alto cargo, hay en la órbita del PSOE varias docenas de extraodinaria competencia que deberían estar allí. No se trata de que esté el mejor en cada puesto, basta que quien esté dé la talla.

    Por otro lado, si la solución ha de llegar de la mano una nueva organización de izquierdas, con un discurso actualizado en el que coexistan por igual derechos y deberes y en el que estén ausentes concepciones superficiales del socialismo y no confunda luchas sectoriales con objetivos generales, pues bienvenido sea.

    Lo importante es que quienes pensamos que las cosas se pueden hacer de otra forma, no callemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo:

    Suscribo las mismas palabras que ElSrM. Lo que ocurre en el PSOE ocurre porque ellos saben de que eso es así, y mientras eso sea así no cambiarán; en el momento en que surja algo a su izquierda que no sea IU, pues IU es un ariete defensor de las políticas neoliberales del PSOE, mientra lo que haya a la izquierda del PSOE sea IU (careta del PCE) el PSOE no cambiará. Pero si fuera otra cosa con capacidad de sacar un 15% o un 20% de los votos otra realidad acontecería.

    Si así fuera la gente sabría que podría estar tranquila, que los gobernaría la izquierda; pero jugarían entre las ofertas que tuvieran para cambiar la correlación de fuerzas dentro de esa izquierda.

    Por ejemplo si Espacio Plural se concretara como partido político, por ello apuesto, la realidad sería muy diferente; unas veces sería fuerza principal de la izquierda el PSOE, pero otras lo podría ser Espacio Plural.

    Como es una realidad que seguramente se produzca en un espacio no muy largo de tiempo, ya veremos si esto se produce como digo.

    Recibe un abrazote amigo Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Cada vez crece más la desafección de los militantes socialistas de base hacia la Organización.

    Hay muchísimos militantes socialistas que en estos momentos están cuestionando la conducta política de un Gobierno que quiere salir de la crisis por la derecha.Hay hartazgo y descontento porque se observa y se padece que la ideología del 'Partido' es bastarda,cobarde y carente de los más elementales escrúpulos sociales.

    La Agrupaciones son meras espectadoras dónde el vacío es 'impuesto'desde las Provinciales,Regionales y Federal.Es la cadena insolente de quien no se siente partícipe de un proyecto que es mancomunado y que de ninguna manera debe ser ninguneado por cuatro jerifaltes que se adueñan de un falaz discurso político.
    Muchos militantes sienten vergüenza ajena y rabía de no poder defender un proyecto en el que él debería formar parte.
    Pero,claro,es la partitocracia que padecemos desde la Transición en la que se nos hizo tragar,quizás por las ansias de libertad,con la corona y la amnistía política(defendida aún)para,incluso,los que tenían manchadas las manos de sangre.
    El reto está en romper el maleficio de la partitocracia(aunque no se aboga por el asambleismo libertario).Mientras ello no sea posible sólo se estará a merced de la buena voluntad de los jefes partidarios.
    Un proyecto político necesita de una ideología y personas que la respalden.
    A día de hoy ello es sólo una cortina de humo que cual espantapájaros se saca en campaña electoral.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Completamente de acuerdo con estas líneas...no quiero extenderme ni añadir nada.

    ResponderEliminar
  7. Les agradezco sus comentarios. Evidentemente hay una reflexión que s común a todos ellos. La plena constancia de que lo que hay en la izquierda, tal como está, no vale como polo de progreso y solución a los problemas que tienen no solo las clases trabajadoras si no a la ciudadanía en general.

    Al mismo tiempo se constata de que existe un problema en el seno de los partidos que mucho tiene que ver con la democracia interna. Un círculo casi infernal del que es un tanto difícil salir.

    ligado al anterior problema se señala como consecuencia de ese nepotismo, clientelismo y cooptaciones que hay un problema básico de competencia humana y técnica en nuestros políticos. Un problema que afecta a la calidad global de la democracia y a la eficacia y eficiencia de nuestra administarción a todos los niveles.

    En la izquierda hay muchas cosas que sobran, el problema radica en que no es posible una vuelta atrás, no se puede recuperar a una serie de políticos que desempeñaron un papel digno en la política española por simples razones biológicas. Hay que construir desde nuevo, en los partidos y en la sociedad. Es un problema de gran envergadura en una sociedad con cambios de todo tipo (valores, económicos, culturales etc.) y en la que una serie de valores ligados a lo inmediato, la impresión del momento, la juventud y el hedonismo a machamartillo son los que priman.

    Hay que buscar ámbitos de reflexión sobre lo que pasa y al mismo tiempo ámbitos que eduquen a los más jóvenes para la política y para ser útiles a la ciudadanía.

    Me cuentan, que los jóvenes y los "llamados" llegan al PSOE y ya se emplean en las artes de como escalar no haciendo lo que piensan o hacen lo que piensan solamente que es el como llegar.

    Eso define un marco. Son las juventudes de los partidos las facciones situadas mas a la derecha y mas conservadoras. Todo sea por el agradar a los que mandan.

    una sociedad así, no puede progresar.

    Gracias por sus intervenciones. Saludos,

    ResponderEliminar