martes, 26 de julio de 2011

Algunos lo vieron venir



Leo, tarde, en la 23 de El País de hoy un artículo de Birbaum. Textualmente: “ … estamos viviendo las consecuencias aplazadas del reaganismo y el thatcherismo, de los compromisos de Miterrand y Schroeder, de los limitadísimos proyectos de bienestar de Blair y Clinton – añado yo las terceras vías y nuevas vías - . Durante los últimos treinta años, la educación cívica, en forma de extensiones del ejercicio cotidiano de la democracia, ha sido mínima. Los partidos socialistas y socialdemócratas europeos se han convertido en grandes grupos de presión o en máquinas de clientelismo”

Birbaum, catedrático de derecho de Georgetown, se abona a las tesis del prematuramente fallecido Tony Judt reiteradamente expresada en sus libros “Algo va mal” , “Postguerra” , “Pasado imperfecto” y en las conclusiones de “Sobre el olvidado siglo XX”. Judt es el consuelo y la reafirmación de tanto socialista desencantado con la práctica de las elites socialistas y el coro que en su seno aplaude a rabiar tanto una cosa como la contraria, tanto al líder acabado como al propuesto.

Una lectura muy saludable que consolida a la luz de los acontecimientos el “ya lo decía yo” que muchos hemos pronunciado en los últimos ocho años. Un socialista extremeño Jose Ramirez Delfin lo dijo gráficamente en un comentario en Facebook tras la visita de Rubalcaba a Mérida: “RUBALCABA A EXTREMADURA trajo para unos ilusiones perdidas, para otros el "por qué no lo hizo cuando estaba en el Gobierno". En cierto modo, PARECÍA MÁS DE LO MISMO, pues le acompañaron " NOMBRES NUEVOS": González, Ibarra, Marugan, etc. ¿ASÍ QUIEN NO DUDA? Que tengamos un buen día”. Eso, que tenga ustedes una buena tarde.

5 comentarios:

  1. Es la misma pandilla.Renovación 0 patatero.Intentan otro discurso pero la memoria "histórica" de su pasado político los traicionan.

    ResponderEliminar
  2. ¿Será capaz Rubalcaba de escuchar y no sólo oír lo que le decía J.Stiglitz?

    ResponderEliminar
  3. ¿A que compromete decir que hay que escuchar a los indignados? para añadir a continuacion que por el hecho de ser joven no se tiene la razón.
    Creo que son prerogrulladas que no comprometen a nada. Dificil tarea de Rubalcaba, la de convencer a los desencantados.
    Salud, República y Socialismo

    ResponderEliminar
  4. El problema está en que la política nos tiene a muchos desencantados y claro, recurrimos a la esperanza que unos valientes nos han traído gracias a sus acampadas.
    ¿En qué va a quedar todo esto?
    ¡Quién lo sabe!
    Lo que no vale es decir: ¡Ya te lo dije!

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tambien pienso que es un momento dificil para los que tratan de reeditar los viejos laureles de una izquierda que dejó de ser tal hace mucho tiempo. A estas alturas ya a algunos nos entran casi dudas sobre cual es el sentido real de la izquierda. si consiste en ese juego de torear, a los electores, ahora con la mano derechaluego con la izquierda para acabar siendo siempre toreados o es la izquierda ,concisa, que aprendimos hace tiempo; Una serie de princpios sobre lso que no cabía controversia alguna y un ritmo que dependía a veces de las circunstancias, la oportunidad y el presupuesto. Ahora los principiós son tan móviles como el ritmo y claro está de ahí surge la duda. Gracias por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar