miércoles, 5 de mayo de 2010

Sin salida?



Nuevo mazazo en los mercados. Encomendemos nuestras almas, vidas y hacienda al dios del mercado. Hacerle frente significaría el no deber nada. Tener independencia significaría no consumir más de lo que podemos producir. Importarnos un comino lo que dijeran sería posible si tuviésemos, para ellos, un plan creíble de reducción del déficit. Mientras tanto seguirán con el mazo en la mano, especulando, elucubrando y haciendo insostenible nuestra recuperación. Al parecer, fue el comentario malintencionado de un brooker inglés el que desató la debacle. Solo un comentario al que se sumaron otros muchos que jugaban a corto en la bolsa española.

España está en el centro de la vorágine. Me duele ser unos de los pocos que día tras día en este ámbito de los que nos seguimos señala las diferencias, sustanciales, entre el discurso del gobierno y la realidad del país.

El mundo, desgraciadamente para Zapatero, el PSOE y los que pensamos en izquierda, no es un mitin, ni una reunión de militantes del PSOE que caen cautivados por la magia del líder, de éste o de cualquier otro. Digo por desgracia, porque ojala pudiéramos moldear la realidad en función de nuestros deseos. Del optimismo antropológico a la soberbia hay poco por recorrer y ese paseo, ya lo ha recorrido el Presidente del Gobierno.

En el plano personal, por día que pasa, me veo más como un bicho raro ¿Seré el único socialista que ve la situación así de mal? ¿Estaré equivocado? ¿No es del pensar lógico que lo que buenamente se espera de mi, como de cualquier otro militante o afiliado a la izquierda, es que de paladas de tierra sobre los disparates diarios y me una como buen militante, al coro en los ataques al Partido Popular?

Me he creído demasiado esas palabras de Roman Gary que dicen que la democracia consiste en el derecho a escupir. Comprendo a los que se acercan o alguna vez se han acercado a este blog y que consideran que normalmente voy pasado de revoluciones en mis críticas a Zapatero y al Gobierno.

No obstante hay algo que llama mi atención en sobremanera. Yo iré pasado de revoluciones, pero en cualquier otro partido de las democracias avanzadas ya se habría visto, aunque fuese tan solo atisbos, alguna reacción. Este PSOE viene a estar constituido en una vasta extensión por colocados, aplaudidores y aspirantes a colocarse. El silencio es un valor y a ello se dedican en cuerpo y alma gran parte de los socialistas. Otros, los menos, mascullan por las esquinas o sobrellevan como pueden la acusación preferida del oficialismo; “Sois… eres, un resentido”

El tiempo se ha acabado y en realidad nada se ha hecho con valor suficiente para acallar los mercados y la especulación. De esta, se habrá hundido tanto la izquierda que en el futuro será muy difícil recobrar lo que en su día fue, y en su caída, arrastrará la riqueza del país. Los carroñeros acuden al festín que ofrecen los heridos y moribundos. España esta herida y por eso los buitres la rondan. Curemos pues esas heridas y los especuladores nada tendrán que hacer.

Hoy somos más pobres que ayer. Nuestro fondo de reserva de la seguridad social (60.000 millones) invertido sabiamente por Octavio Granados en deuda española vale menos que ayer. Invertir en nuestra propia deuda es lógico, pero colocar en ella casi el 92% de las reservas me parece demasiado. Vivimos instalados en una nube, la misma en la que están instalados nuestros dirigentes. El mundo se hunde a nuestro alrededor y aquí seguimos como la orquesta del Titanic tocando, unos la partitura del jefe y otros, las del que quiere ser el futuro jefe.

Es la hora del PSOE, es necesario acabar con esta situación. Resistir en política no siempre es una virtud. Zapatero no tiene culpa de la crisis pero si la tiene sobre la duración exagerada de la misma y la incapacidad manifiesta para crear condiciones creíbles para salir de ella. Su lenguaje y su no hacer, está llevando a este país a una situación límite. Otros países con mayor deuda vienen resistiendo mejor y en algunos casos, han marcado signos positivos en los ratios de crecimiento.

Lo he comentado otras veces. El grupo parlamentario socialista y el PSOE han de tomar medidas y adoptar soluciones aunque para ello tenga que pasar por encima de Zapatero. ¿Es una barbaridad lo que digo? Es posible que para muchos lo aquí expresado pueda parecer un disparate pero, ¿queda otra salida acaso ante la contumacia y el desangrarse día tras día? Que el Partido Popular venga criticando y en algunos casos pidan la dimisión del presidente no debe frenarnos. Oí una frase que indica la situación de aparente contradicción en la que se sitúan a los que piensan que la situación económica ha traspasado todos los límites; “Cuando se pone el dedo una llaga solo los tontos miran el dedo” Puede valer como consuelo para los que venimos clamando en el desierto.

No es el ataque sistemático a las agencias de calificación de valores y el ataque a la corrupción en el Partido Popular lo que puede salvar a los pobres, los parados y esa ingente masa de la gente de izquierda. El salvamento, ahora lo sabemos, solo vendrá de la mano del sacrificio, de la toma de medidas valientes, del ajuste de una economía deslabazada, pobre como pocas, y que sustentó su aparente riqueza en la especulación, del poner a cada cual en su lugar, recaudando de donde se puede recaudar y no apretando solamente el cinturón, una vez más, de los que menos tienen.

No. Decididamente el país no es el Partido Socialista Obrero Español de León o de Castilla y León, el pueblo español no son los socialistas de esa provincia o esa región, y los métodos, las dilaciones, los pactos o pactillos empleados en esos ámbitos no casan en absoluto con la necesaria dimensión de estadista que en la situación actual se le exige a un gobernante. Los socialistas han dado sobradas muestras a lo largo de la historia de España de actuar responsablemente pero en estos tiempos, como en otros, el movimiento se demuestra andando. Hay gente entre nosotros que bien puede contribuir a solventar la situación.

7 comentarios:

  1. No...no eres un bicho raro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. bicho no eres pero raro si.

    A ver si algun dia nos juntamos los raros y acabamos con los bichos, a lo mejor ese dia los raros seran los bichos y los que ahora somos raros dejamos de serlo.

    Un raro mas

    ResponderEliminar
  3. A mi lo que me preocupa es que en última instancia las circunstancias acaben obligando a Zapatero a hacer la política que siempre ha dicho que no haría. Desde ese punto de vista si que opino como tú que tal vez ha llegado el momento del protagonismo del partido. Lo que no sé es si será posible.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo:

    ZP y el PsoE hacen lo único que saben hacer, cada día estoy más convencido de que a lo único que saben aspirar es a la mera gestión de lo burocrático y, además, sin ofrecernos eficiencia en ello.

    El PsoE es un partido para ese tipo de militante emocional que vive el espectáculo del mitin y de la aceptación axiomática de lo que diga su máximo líder. Igual que algun@s siguen incondicionalmente y creen aquello que expresa la Belén Esteban.

    El Parlamento Nacional es ya como el programa La Noria. Incluso con menos credibilidad. En él interesan las mismas cosas, eso es lo relevante. Bono y su permuta de una vivienda valorada en 35.000 euros por otra valorada en 900.000 euros. Sus ingresos limpios de un millón de euros anuales. Lo demás no existe. Lo demás, como la corrupción, es consustancial a la gestión de lo público. Es algo que al parecer debe de existir para que el circo continúe con sus funciones.

    Al final como en Grecia, a palo limpio por las calles.

    Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

    ResponderEliminar
  5. Decir eso de "resentido" a alguien que analiza, critica y propone en positivo me recuerda a lo de "subversivo" que se decía en el franquismo fascismo o al "contrarrevolucionario" del estalinismo.

    Si el primer deber de alguien es el de poner sus distintas capacidades al servicio y beneficio del conjunto de la sociedad, no de ninguna organización o grupo concretos, más le valdría a dicha organización comprender eso y potenciarse ella misma como canal de esas capacidades al servicio de toda la sociedad.

    Surgirá, empero un problema si dicha organización no tiene o ha dejado de tener ese servicio al conjunto de la sociedad como misión primera.

    Entonces no podrá potenciarse como canal de las capacidades de esa persona/s porque si lo hiciese estaría chocando con sus objetivos prioritarios, que serían otros.

    En tal caso, es lógico que lo que deba hacerse sea reprimir a tal persona y estigmatizarla, p.ej. diciéndole "loco", "resentido" o que se marche del partido p.ej. "al P.P.", para empezar.

    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  6. lo único raro que veo yo es la paz de los cementerios, que se extiende como un velo, ocultándolo todo. Ese es el velo que habría que
    prohibir.
    Miguel, ¿recuerdas el debate que mantuvimos en verano, con la ola de calor? Ahí está la clave, estar en manos de esos tipos, los neutrones.

    Y nosotros, cuatro gatos, cuánticos, y aquí no pasa nada. Es que lo veo venir: un día dicen ¡venga tontitos, a rebajar el sueldo y pensiones! y aquí no pía ni Dios!! esto es el Corral, una sociedad lanar, borreguil... con todo atado y bien atado, podrida la justicia, ya no hay cloacas del Estado, ya el Estado es todo una cloaca. Eso es lo que hay, como en 1939 pero sin guerra por medio, y ¡mandando los nuestros, los de la memoria histórica!! Si hubiera lo que tenía que haber, tendríamos que estar delante de las sedes, pidiendo dimisiones.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con algo. Efectivamente, los que pensamos así dentro de una determinada órbita somos raros aunque no bichos. El ir contracorriente, el no necesitar o el no esperar nada, evita ese dolor que suele establecerse entre la boca del estómago y las cuerdas vocales. A veces, en el pasado, tuve mas de uno de esos dolores. Se pasaba mal.

    Rajoy se la jugó al Presi con la reunión, le hizo pasar por el papel del necesitado, su gesto displicente, su autopropuesta y la devaluación del sentido de la reunión al afirmar que ya había acuerdo previamente en los dos puntos aprobados unidas precisamente al decir que ya había una alternativa enfureció a Zapatero que, esta vez, se manifestó crispado, tenso y contrariado en la rueda de prensa una faceta, esta la suya, desconocida por la casi totalidad de la población española.

    En torno al núcleo del problema, me quedo con algo que para mi tiene gran importancia. A pesar de la reunión el mensaje que salió de cara a los mercados no fue de efectos balsámicos; La bolsa sigúió cayendo. A partir de aquí, hay que concluir que el objetivo primero de la reunión no fue conseguido. Me temo lo peor.

    Saludos,

    ResponderEliminar