miércoles, 30 de diciembre de 2009

"Rajoy el solidario"


Escribo poco sobre el Partido Popular, es una actividad que me cansa muchísimo. No encuentro ningún placer en ello, aparte de considerarlo una mas que estimable pérdida de tiempo, pero hoy voy a hacer una excepción.

Este es un blog de izquierda, sus lectores suelen ser habitualmente personas progresistas y la mayoría de ellas muy formadas y pienso que, a una gran parte de ellos no les hace falta reforzarles en su identidad mencionándoles diariamente lo malo que es el Partido Popular. Lo dan por sabido.

Llegados hasta aquí, el sentido de este blog es escribir preferentemente de política y sobre todo, de las acciones del Partido Socialista en una vertiente que, aunque no confesada, es evidentísima: Trato de lo que a mi juicio, son las carencias, incoherencias e incumplimientos del PSOE. En el ánimo está, suscitar cuantos debates sean convenientes para reformular la política del PSOE y de la izquierda en general; Se trataría pues de trocar el sucedáneo de "socialismo" que se practica, el reformismo social, por una política que sin despreciar el reformismo social tenga como bases, entre otras, el avance democrático, la sociedad del conocimiento, la economía y la mejora de la redistribución. El que suscribe no pretende una sociedad socialista aquí y ahora, solo piensa y aspira en alcanzar a esas sociedades de la Europa occidental que nos llevan años en los ratios del bienestar.

Volvemos al inicio. Esta mañana cuando he ido a comprar algunas cosillas al quiosco de mi pueblo, no he podido evitar ver una foto de Rajoy en la portada de El Mundo, en ella se veía a un ridículo Rajoy vestido de Arzac. No he comprado el periódico, me basta con ver su foto, luego he vuelto, y ya en el portátil, he podido contemplar la escena con más detenimiento.

La foto y la reseña del acto han sido reproducidos por los medios afines con grandes dosis de relevancia lo cual, nos da a entender, que los estrategas de la derecha le otorgan un alto valor simbólico de cara a los ciudadanos; Con esta acción, Rajoy quiso hacer público su compromiso con las personas desfavorecidas "en estas fechas tan señaladas" (Libertad Digital).

Recientemente Barack Obama y Michelle Obama acudieron también en un acto muy similar a este a “compartir” con los necesitados en un acto fraternal. Atentos, veremos a Rajoy en nuevas muestras de compresión y solidaridad.

No se que impresión puede causarle a un necesitado el saber que quien ha contribuido a prepararle la comida y que encima se la sirve, es un tal Rajoy. Si esa comida, le parecerá mas sabrosa o menos, o si durante esos breves instantes llega a olvidar que uno de los causantes de que pase hambre y necesidad es ese que hipócritamente le sirve el plato. A mí, esa imagen me produce asco y me recuerda al nivel escandaloso al que han descendido algunos servidores públicos.

Este acto me recuerda a otro litúrgico que hace muchísimos años pasé, como tantos otros españolitos, durante el franquismo. Los del colegio nos llevaron no recuerdo si a la confirmación, a la misa del Jueves Santo o algo parecido, en aquel acto fuímos seleccionados unos cuantos a los que nos sentaron en una silla y pidieron que descalzáramos un solo pie. A continuación, paso un obispo, un cura y un monaguillo. El Obispo iba con su mitra y capa pluvial, el cura llevaba una toalla y el monaguillo una palangana con agua. Este último, empujaba a ras del suelo una pesada palangana, y ante cada uno de nosotros, la levantaba con la poca fuerza que tenía, el obispo se inclinaba un poco, introducía sus dedos en el agua y mojaba levemente el pie del niño. A continuación, el cura secaba levemente las gotas y así, uno tras otro, hasta los doce que éramos.

Rajoy con este acto me ha recordado el obispo aquél. La desfachatez de la derecha no tiene límites. Huelga decir que en ese momento ya casi olvidado por los años, a mi no me lavaron el pie, solo hacían como si me lo estuviesen lavando. Igualito que en el acto de Rajoy, el necesitado no ha saciado ni su hambre, ni las necesidades que le llevaron allí, solo han tratado de engañarle un día más.

4 comentarios:

  1. Sinceramente repugnante. Digamos que ha pasado lo mismo, he visto el candidato en portada de sus medios, siempre con la gracia puesta y he comentado en mi blog.
    Os invito a pasar y leer
    http://el-pinto.blogspot.com/2009/12/rajoy-caganer-portada-segura.html

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Wenas!! Los mismos que aparentan ayudar a los desfavorecidos son luego los que van rajando a las espaldas de ellos. Lo hecho sólo por mera publicidad no tiene ningún valor.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Estimados Pinto y Lía:

    Ante todo disculpas por no haberos contestado antes. Las complicaciones del año nuevo.

    Uno vuestras dos argumentos para decir con vosotros eso mismo: Publicidad, marketing repugnante.

    Lo jodido del caso, perdon por el exabrupto pero si pusiera otro término o un sinónimo le quitaría fuerza, repito lo jodido del caso es que hay mentes serviles a los que le reconforta esta actitud de Rajoy y hay mentes podridas que lo difunden y encima lo justifica.

    En el 2010, seguiremos cayendo por esa cuesta de la indignidad en la que está instalada gran parte del pueblo español?.

    No lo sé, os remito a mi último post de que lo veo todo negro, no se si pedir la nacionalidad finlandesa y marcharme a ese país. Lo sé es huir, pero que quereís que os diga...

    Saludos y feliz año.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel:

    Repasando uno de esos post que no he comentado, en este quería comentar y no lo hice.

    Mira, yo desde Septiembre del año pasado voy a comer y a cenar a un comedor de estos, por cosas que no vienen al cuento explicar aquí.

    Estuvieron a punto en Santiago a hacer un paripé de estos y advertí a la hermana ( a la que por cierto aprecio mucho y es recíproco la cosa, por que es buena gente) que ni se les ocurriera la cosa, por que el tiro les saldría por la culata, entre otras cosas, el POLLO que les iba a montar iba a ser de órdago. Vamos, la que teníamos montada consistía en que si venía un político (daba igual el color) es que aquel día NI DIOS COMÍA...así de claro, además que aquel día el que daba el mitin era yo. Delante de las cámaras, prensa y todo la parafernalia montada.

    No vino ninguno...menos mal.

    Lo de Rajoy en Madrid, como algún comentarista te ha dicho y bien, repugnante...yo añado, vomitivo.

    Menos fotos y más trabajar para que la gente no tenga que ir a estos comedores... más trabajo y menos gestos mediáticos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar